Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
f Después de tanto pedir que se abran las Cortes, ahora vamos á tener que pcJir que se cierren. Porque resulta que el sistema par amentario sólo sirve para quo sus señorías e zurren la badana. En Jerez degüellan gente, En Madrid se sube el pan, Y en las Cortes se desuellan Unos á otros sin piedad. Conque si esto es vivirLien, Preferimos vivir mal. Un paje El marqués de X. Un emhozadii. í l vizconde de Z. Cahallcro 1 U duque de H. l na criada La baronesa de N. Los comparMít eUán cúnfiadns á ekicos déla sarujre azul, e ¡H mbre, qué (asualidad! Lo mismo sucede en América. En cuanto empieza á morirse la gente, empieza á disminuir la población. ¡Cosa más rara! ¿Conque la Bolsa ba bajado? -Sí; pero el pan ha subido. -Pues vayase lo ganado A cambio de lo perdido. Al Ayuntamicnio de San Cristóbal (Canarias) lo han concedido el título de Excelencia. ¡Anda! ¡Ahora todos van á querer ser concejales! o Señores, una mosca blanca. El gobernador de Zaragoza ha multado á cuarenta alcaldes porque no pagan á los maestros de escuela. Pero ose gobernador, ¿Es ó no es conservador? ¡A mí no me lo parece! ¡No señor! Dicen que el ilustre Campoamor va á censurar en una composición poética la mala gestión de algunos políticos. ¡Láatima de tiempo que va á emplear el popular poeta! ¡Porque mire usted que hemos dicho cosas en prosa! Nadie diría sino que el dengue se hecho anarquista. ¡Qué manera de llevarse gente! Obispos, cai- denales, generales, príncipes, duques En fin, que por ahora parece que estamos seguros los que no tenemos dinero. Sin embargo, si hay quien quiera cambiar conmigo de posición, que avise. Afortunadamente ya ha sido descubierto el bacilo de la influenza. Señas particulares: este bacilo es redondo. Más señas: se distingue por su inmovilidad. Entonces no sirve para político español, que requiere condiciones opuestas: Ser romo y moverse mucho. A. COBZüELO. ¡Qué malos viente; corren Para el teatro! También Antonio Vico Se ha retirado. ¡Qué así está al arte: Quien no canta ni baila Se muere de hambre! Yo creía que los gigantones que salen en las procesiones de Valencia eran más formales. Uno de ellos estrenó, hace cuatro años, un traje nuevo, traje de etiqueta, por supuesto con frac rojo como la moda orden; i. Pues ahora dicen que la modista que ha hecho el frac no le ha cobrado todavía. Y varaos á ver, ¿quién lleva un gigante á los tribunales? Es lo que el gigante diría Eso de pagar cuentas son pequeneces. En Burgos han sorprendido una partida de juego. Veintisiete puntos han ido á parar á la cárcel. Pero, señor, si el premio gordo no viene pronto, ¿qué han do hacer sino buscar los premios ñacos? Un diputado portugués ha dicho en pleno Parlamento: ¡ÍTo hay crisis de ministros! ¡Hay crisis de ladrones! ¡Qué felices somos! ¡Aquí no hay cnsis de esas cosas! Para recomendar un comerciante su excelente agua de Colonia, dice que la usan los sacerdotes para el confesonario. ¡Es el colmo del reclamo! El Tlaha de San Ignacio Se ha estrenado en la Comedia. Dicen que el que chupa ese haba Sin cuidado, se envenena. Y el público, sin tragarla. Si se descuida, revienta. En el teatro de la Ópera, de Berlín, se ensaya un baile mírnioo- rnitológico. Se titula Terpsicore en la tierra. ¿Saben ustedes quién es el autor de la pantomima? Pues el mismo emperador Guillermo. ¡Vamos! Se ve que Su Majestad tira ÍI hacer la felicidad de su pueblo. Y echa mano á las castañuelas. En el teatro Español ha debutado (lo diremos en francés) como galán joven un Sr. Conde. El teatro se llenó de público, y pagó caras las localidades. Ya sabe Ricardo Calvo lo que ha de hacer para llenar el coliseo. Cambiar su compañía por otra; en que sólo figuren personajes aristocráticos. Y poner en los carteles, repartos como Según parece, uno de los medios más seguros para quedarse sin capa, es el de pasar- con ella por el barrio de Chamberí. -Pero ¿hay vigilancia en el barrio ese? ¡Ya lo creo! Para defender la capa de 60.000 almas hay tres parejas de orden público. -Entonces que den gracias á Dios, puesto que aun les dejan los rateros la camisa. Dice un periódico que en Cádiz disminuye el vecindario á causa del exorbitante este: número de. defunciones.