Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
BLANCO Y N E G R O B 7 -Pero ese señor, ¿es algún archipámpano, ó el El banquete político se celebra en algún teatro, ó verdadero Preste Juan de las Indias? en la plaza de toros, si los comensales abundan. -Nada de eso; es el diputado por la circunvalaEn este caso, nunca falta algún descontento de los ción. rurales. -Por la circunscripción, querrá usted decir. -Esto no es lo tratado- -murmura golpeando con- -Yo no sé, pero ¡como todas las tardes le hacen la cuchara y levantándose el cuello déla levita. dar una vuelta por las afueras! ¿Qué ocurre? -pregunta un camarero. Esta visita á los alrededores es de cajón. -Que yo he pagado por cubierto y me hacen comer De cajón á cajón de consumos. al aire libre. Por la noche, ¡ya se sabe! Función de gala con El álbum de firmas no falta nunca. lectura de poesías á telón corrido de vergüenza. Como que es el verdadero regalo de rúbrica. Todas las miradas se dirigen al palco central ó al Ni falta tampoco el ramo de última hora, para que de proscenio que ocupa el personaje. el personaje lo entregue á su distinguida esposa. ¡Qué modales tan distinguidos! A los pocos días de marcharse el diputado én esa- ¡Yi qué maneras tan aristocráticas! disposición, hecho un San José, nunca se echa de ¡Y cómo le sienta el frac! Parece que se lo han menos un Gedeón que diga en el Casino: pintado, ¡Caballeros, ya han hecho ministro á D. Facundo! -Pues, no señora; ¡se lo han teñido! ¿Tan pronto? Cuanto sea agasajar al ilustre huésped, es acogido- -Lean ustedes: El alto personal de Gracia y con júbilo por todos. Justicia ha presentado sus respetos al Ministro del Se piensa en levantarle una estatua, y ya hay ca- ramo. Ya ven ustedes- -agrega satisfecho, ¡el Miballeros dispuestos á colocar la primera piedra del nistro del ramo! No puede ser nadie más que ü Famonumento. cundo. Esta tarea corresponde á los inocentes, porque ya El título de hijo adoptivo suele prodigarse tanto lo dijo la Escritura: El que esté libre de pecado, con ocasión de estas visitas, que ya hay ciudades que arroje ó que coloque la primera piedra. con más hijos que Jacob. Pero una estatua es poco. Lo peor es que la ingratitud humana olvida pronto Hay que dar el nombre del personaje á una de las tales distinciones. plazas de la villa, y la comisión nombrada al efecto- ¿Qué tal el hijo adoptivo? -pregunté una vez á ya á visitar al conspicuo representante del país. un alcalde. -Don Facundo- -le dicen- -hemos pensado en el- -No me hable usted- -me respondió; -está hecho porvenir de usted. una mamá política. -Gracias, amado pueblo. -Ahora venimos de encargarle á usted la lápida. Lüís ROYO V I L L A N O V A -Algo prematuro me parece- -exclama el personaje, amoscado. -Nos referimos á la lápida que vamos á colocar en la plaza de la Cebada, cuya plaza llevará de hoy en adelante el nombre de usted. -Tanta honra... -No se achique usted, y buen provecho. nada es verdad m es mentira del cristal con que se mira.