Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
EL SERVICIO DOMÉSTICO Ya se ha perdido la casta De las criadas aquellas Que lloraban si á sus amos Les dolía alguna muela Y en cada casa duraban Veintinueve años ó treinta, Dándose con tres escudos De salario por contentas. ¡Qué malo está hoy el serviciol ¡Es que está malo de veras! Por lo menos yo en dos meses He pasado más rabietas Entró á servirme la Bruna, Fámula chata y manchega, Que no pensaba en más cosas Que en las cosas de la iglesia. Dos i. -eine? y una calceta Dentro de un plato de salsa. Y lo sacó así á la mesa. En sustitución de Piosa Me quedé con Ifilomeua, Modelo de ciiaditas Ilustradas y correctas. Siempre andaba el BL. A. ÍÍCO T NEGBO Sobre el fogón, entre acelgas. Mondaduras de tocino, Cartas de amor y lentejas, Y en cuanto yo me ausentaba, Abría el piano ligera Y tocaba con un dedo Varios trozos de El Profeta. Iba á confesar el lunes, Y el martes á la novena, Y el miércoles en la compra Me sisaba dos pesetas. Y al fin me dejó plantado El día de STochebuena, Porque á un sacristán que estaba Medio chiflado por ella Le pareció indecoroso Que en mi casa se la diera Por la mañana temprano Chocolate sin canela. Después admití á la Kosa, Gaditana y regordeta, Que á más de ser descuidada. Tenia verde una oreja. La despedí, porque un día Que convidé á Santisteban A comer, tuvo un descuido Soberano la muy bestia: Y fué que se le cayeron