Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
LAS ACTRICES ESPAÑOLAS JOSEFA GUERRA Tiene, entre otras, la ventaja de no haber sido precoz. Los talentos precoces me escaman mucho: suelen agostarse en flor, dejando burladas las más risueñas esperanzas. Regla general: el que es un genio á los doce ó catorce años, resulta medianía ó nulidad á los veinticuatro ó veintiséis. En eso de la precocidad, hasta hay personas mayores (algunos autores inclusive) que abusan de la infancia. Siempre que veo un niño de corta edad sobre el escenario de un teatro después de las nueve de la noche, repitiendo como un loro las palabras que le han enseñado, pienso con tristeza: ¡Qué bien estaría ese angelito en su cama, bien abrigado y con la mamá á la cabecera por si algo necesitaba! Pero esto que yo pienso debe ser, sin duda, una extravagancia, puesto que los niños son elemento de éxito en algunas obras (sobre todo si es un niño quien pide el aplauso final) y cuando observo que algunos papas se dislocan de alegría al contemplar las gracias teatrales de sus pequeñuelos. Pepa Guerra fué actriz en su primera juventud, cuando era casi niña (tenia quince años) y dicho sea sin ánimo de ofenderla, no servía para el caso. (Y entiendo yo que es no servir, ser una actriz de fila que no echa á perder nada, pero que no realza nada. Hizo tan sólo dos temporadas. El por aquella época empresario de teatros, D. José Máyquez, se casó con ella y la retiró de la escena. Algú- ugraeioso de entonces diría, seguramente, que Máyquez había hecho un gran favor al arte escénico; pues es de advertir que esos graciosos punzantes son de todos los tiempos y ahora mismo tenemos algunos de verdadero mérito en eso de hacer chistes despellejando al prójimo Pepa Guerra se retiró, pues, al hogar doméstico fué lo que se llama la mujer de su casa- -sin mezcla artística de ninguna clase, -tuvo hijos, los crió pasó por la pena de verlos morir, y acaso en lo quémenos ha pensado durante un largo espacio de tiempo ha sido en las comedias. Al separarse Balbina Valverde de la compañía del teatro de la Comedia- -hace doce años- -Mario quedó desorientado. Había para ello una razón poderosa. La Valverde ha tenido importancia bastante para llevar al teatro el sello de su personalidad, creando un género nuevo, cuya calificación trasciende á paradoja. Balbina Valverde ha sido, y es, la caracteristíca joren. Y como tradición, y hasta por lógica, la característica siempre ha sido vieja; de ahí el apuro de Emilio Mario para sustituir á una actriz genial y única en su género por aquel entonces. Las características usuales no podían abordar con probabilidades de éxito el vasto repertorio de la Valverde en el teatro de la Comedia. En ley de verdad, Balbina habla hecho un solo papel de característica: la protagonista de La Chismosa, preciosa comedia de Enrique Gaspar. Lo general de su trabajo no es lo que en rigor puede y debe llamarse trabajo de característica. Son papeles áe jamona, de dama cómica, actriz de carácter, ó como he dicho antes, genialidades escénicas.