Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
í l s? 7 reinado de Felipe V ha ofrecido materia abundante á muchos escritores españoles y extranjeros, para gran v jif: d número de novelas, dramas, comedias y zarzuelas. Los incidentes y peripecias de la famosa guerra de sucesión) fej o y de las otras muchas que después sostuvo aquel Rey, así dentro como fuera de España, la influencia de la c- f política y de las costumbres francesas en nuestras costumbres y en nuestra política y la intervención en esta de personajes como la reina D. Isabel Farnesio, su confidente el famoso cardenal Alberoni, antiguo monaguillo de una parroquia de Plasencia, y la celebérrima Princesa de los ursinos, fueron para muchos autores inagotable mina de asuntos cómicos ó dramáticos. Un día, el 10 de Enero de 1724, Felipe V. á los veintitrés años de su reinado, sorprendió á España y al mundo publicando el decreto de abdicación en su hijo Luis. Tenemos á la vista un curioso romance de la época, intitulado La mayor hazaña de nuestro Rey Phelipe Quinto el Animoso. Noticiase, cómo, en lo robusto y florido de su edad, ha renunciado la corona en su legitimo hijo etc. romance que comienza así: K ¡0 Phelií. e el animoso! ¡O Monarca el más excelso, Pues venciendo los peligros Has recelado los riesgos! Qaien ha salido de tantos Ahogos, y los trofeos Ha logrado, que Monarca A reynado en estos tiempos. Quien lia sido fatigado líe tanto enemigo fiero, No solo de los extraños, Pero de los patrios mesmos. Quien ha sido circundado De tanto esquadrou sobervio, Y venciendo sus imptilsos Siempre se miró venciendo. Quien viendo que profanaban Aras sagradas, y templos, No receló los peligros Por castigar desaciertos. Y en íin, quien á los afanes No ha retirado el Beal pecho, Antes ai, por lo animoso, Se ofrecía al desempeño. Quien en edad de ocho lustres, Que es el curso corpulento Del hombre, y la robustez Tiene más vigor y esfuerzo, Oy para admirar al Orbe Y á los reyes dar exemplo, La corona se ha quitado Y renunciado su cetroj Pasado el estupor de los primeros momentos, pocos creyeron en la sinceridad perfecta de aquel acto extraño é inesperado. Muchos creían ver que detrás de la figura del joven Monarca seguía moviéndose la de su padre, como detrás de la de Orendain y demás individuos del nuevo Consejo, seguían agitándose las del Marqués de Grimaldo y las de los otros antiguos consejeros de Felipe V. E l siguiente soneto anónimo que por aquellos días circuló, como es de suponer clandestinamente, y que es curioso y notable más por su intención y por su malicia que por su mérito literario, da perfecta idea de la situación de aquella Corte y de las hablillasy murmuraciones que ocasionaba. Dice así: Ahí os quedan las llaves y la ley, if al nuevo Bey el pobre reino dan, Desnudo de mercedes como Adán, Porque las dio Grimaldo, su virrey. Mudóse de baraja y no de rey, Todos los cuerdos en aquello están, Pues otro y otro pobre sacristán Son los pastores de tan alta grey. Uno en la corte y otro en Balsaín, Es querer aumentar la confusión Viendo á Grimaldo ser Orendaín: En discurrir se pierde la razón Pero, en fin, yo discurro que este ftn 51 ás parece emboscada que cesióu. i TELLO TJÍLLEZ.