Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
536 BLANCO Y III NEGRO ¡Me mata la tristezal... ¡No puedo mágí... ¡Qué cosa más liorrible es la nostalgia del solí ¡Si aliora se asomara un poco de cielo azul detrás de esas nubes eternas! ¡Pero nada! ¡La bruma perpetua, la cerrazón, la muerte! Todo el mando rne lia abandonado Mis novios se fueron para siempre; ya ni siquiera los distingo á lo lejos... Me he quedado sin nidos y sin hojas... Estoy baldado de frío Ni un pájaro viene á alegrar mi soledad También son unos ingratos ¡Cuando necesitan mis frondas, ya saben pedirme un huequecito donde meterse con sus amantes! La noche me vuélvela espalda y me hiela... El huracán me acosa y me abofetea Estoy indefenso, olvidado ¡Maldito otoño, enemigo irreconciliable de los árboles! ¿Qué es esto? ¡El sobrino del herrador! Y se acerca hacia mi ¡Dios mió, qué gozo! Al fin se ha acordado de que existo ¡Ya no me importan cierzos y nieblas! Mas ¿qué trae en la mano? ¡Un hacha! ¡Cómo! ¡Y la levanta para descargarme un golpe! Pero tú Lucas ¡Que soy yo! ¡Yo! El árbol de cuando erais novios, el álamo del letrero, el que queríais tanto ¡Ay! Me vas á partir por la mitad Me haces un daño espantoso ¡Por piedad, Lucas; por aquel tiempo en que hablabais á escondidas bajo mi copa! Sé generoso, déjame vivir Soy todavía joven ¡Eres muy cruel! ¡Por favor! IV Todo ha concluido Dentro de un momento acabará mi existencia en una hoguera ¡Cuánto sufro! ¡Hola! La hija de la granjera ¡Y me arráncalas ramas para formar un haz! ¿Cómo? Tú tampoco me conoces, tú tampoco te acuerdas ¡Soy- yo! El árbol de tu felicidad, aquel del letrero, el testigo discreto de tus mañanitas de charla Ya no puedo vivir, pero ¡No me atormentes! Habíame Compadécete de mí Ten corazón ¿No me oyes? Lucas me ha matado. ¿Por qué llegó el otoño? Pero ¡tú! ¿sabes? Me has hecho conocer algo más acerbo: ¡el desengaño! ALFONSO P É R E Z N I E V A LA R E A L I D A D SE ABRE PASO, POR ROJAS.