Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Un periódico serio ha publicado un artículo que lleva. este titulo humoristico: Lo que piensa el Ministro de Hacienda. Pero ¿qué? ¿El Ministro de Hacienda piensa en algo? ¡Señores! ¡No gastemos bromas sadas! No; en qué pensar si que. tiene. Primer pensamiento: ¿Por qué me habrán hecho á mi Ministro de Hacienda? Bn eso mismo pensamos todos los españoles. Segundo pensamiento: Pero ese empréstito, ¿se hace ó no se liace? Porque es posible que el Ministro no se haya enterado que al fin se na hecho. La Hacienda y el Ministro están representando el final de Mar y cielo. La Hacienda quiere salvar al Ministro. El Ministro quiere salvar á la Hacienda. Llega Cánovas y dispara un empréstito. Concha Castañeda se abraza á la Hacienda, que cae mortalmente herida, y se tira al mar con ella. Cos- Gayón se asoma á la porta y dice: ¡fíi rastro! Y van y aumentan las contribuciones. Que es como acaban todos los dramas de Hacienda. ¡Pero qué gracia me hacen á mi los estudiantes! Apenas llega Diciembre, ya están pidiendo que se cierren las clases. Y por supuesto, en cuanto llega el dia 8 y no les ñs- n punto se sublevan. Porque la sublevación ha llegado á ser la gramática del estudiante, ¡Han averiguado que todo se consigue por ese medio! Lo primero es sublevarse; después, á elegir: O capitán de la Milicia, ó licenciado en Derecho, ó alcalde de barrio. ¡La cosa es llevar un bastón con borlas! Es lo que dicen los cobradores al dar el billete: Morir habernos. Y es lo que contestan los viajeros: Ya lo sabemos. Llegará día en que pregunte un viajero: ¿Cuánto cuesta hasta el barrio de Pozas? Y conteste el cobrador: -Pues mire usted, con mortaja, y caja, tanto; con nicho y blandones, tanto; con cama imperial, misa y responsos, tanto- ¿Y con vida? ¡Caballero! ¡Está usted equivocado! ¡Eso no es cosa nuestra, sino de La Equitativa! ¡Qué nermosura! En un pueblo de Zaragoza se han encontrado con que debajo de las raíces de una higuera había un depósito de 400 monedas de plata. ¡Diantre! -ha dicho el Ministro de Hacienda- pues ya tenemos salvada la situación! ¡No hay sino arrancar todas las higueras de España! Ahora anda una comisión de hacendistas averiguando si és que las monedas de plata dan higueras, ó son las higueras las que dan monedas de plata. Por eso sin duda es por lo que llaman á tener un destino de gran sueldo chuparla breva ¡Pues á buen precio van á poner los higos! ¡Válgame Dios! Han robado la Casa Consistorial de Malanquilla. ¿Saben ustedes lo que se han llevado los ladrones? Pues allá va: Dos capas viejas, tres perdices, una boina, dos latas de tinta En fin, que es ima ganga eso de que los nranicipiob españoles sean pobres. Donde estaban las perdices ponga usted dos mil duros, y ni plumas dejan. Nada, nada. ¡Buen provecho les hagan las perdices! ¡Hombre! ¡Estamos de enhorabuena! Según dice un periódico, van á hacer un nuevo edificio para poner en él el Ministerio de Fomento. Bueno, ¿y e: fomento, cuándo le hatíen? Porque si no, nos va á suceder lo que á aquel que tenia un duro; compró un portamonedas, y luego no tenia qué meter en él. Paia borracheras gordas, los granadinos. Supóngase usted que á un borracho d Granada le dio la chispa por suicidarse. Pero ¡de qué manera! Afiló una banderilla y se la clavó en el pescuezo. ¿Qué haces, indino? -le dijo la mujer, que le sorprendió lidiándose á si mismo. -Estoy jarto der mundo- -contestó; -quiero morime desentemente, y por sus pases contaos; ya estoy banderiyeao; ahora dame un par de capotazos y descabéyame. La mujer comenzó á dar voces, y al acudir los vecinos, el hombre se tiró al suelo gritando: ¡Que pasen lasmulillasy que salga el otro toro cuanto antes! Ya comprenderán ustedes cómo concluyó la escena. Echando al borracho al corral. ¡Claro; resultó blando! Según parece, la Diputación provincial debe al abastecedor de carnes de los Asilos de Beneficencia 40.000 duros. ¡Quiá! ¡No lo creo! Eso lo dicen para que creamos que los asilados comían carne. Ahora bien: si me dicen que esos 40.000 duros es el importe de los huesos... pasaré por ello. 9 a ¿A que sé en qué están ustedes pen sando en este momento? ¡Bn el premio gordo de Nochebuena! ¡Yo daria cualquiera cosa por que le cayera al Ministro de Hacienda! Hoy pqf hoy es el español más necesitado de dinero. ANDRÉS. COBZUELO. Sale un hombre de su casa, sano y bueno, y á la media hora ¡Dios le tenga en su santa gloria! Al que no atrepella un simón, atrepella un ómnibus, y si sale bien de eso, cae bajo las ruedas de un tranvía.