Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
¡tiUego dicen que la polit ca no reporta beneficios! ¿l ues no ha de reportar? Ahora mismo nos. hii puesto de moda la p Vdhríí conjunción, de la que se viene alimentando la prensa hace rauclios días. Ivo engorda, pero vamos, alimenta. Y de la palabra conjunción han extraído con sacatrapos el verbo conjuncio nar, que vale por sí solo once reales, si es cierto qne á ese precio paga la Academia las voces nuevas. ¡Y poco que se ha aficionado la gente á la tal conjunción y sus derivados! Va lioy un h nibre á pedir un destino (van todos los días, ¡ya se sabe! y si le pregimtan qué méritos alega, contesta: -Pties itiire V. S. yo rae conjunciono, éste que viene conmigo también se conjunciona, es decir, que nosotros nos conjuncionamoa. -Ya ¡comprendido! Vosotros os conjuncionáis, ó ustedes se conjuncionan i Entendido! les. no eran cr sino planchas de El juez se dio por satisfecho, pero yo no me hubiera dado, y hubiera preguntado: ¡Bueno! Y á través délas planchas de zinc, ¿no vio usted algo? ¡Ay! ¡Pues es verdad! ¡Usted dispense! ¡Y que Dios le tenga á usted en su santa gloria! Por lo demás, si pasan ustedes por la puerta de un círculo político y oyen ruidos, vocfs, gritos, bofetadas, etc. etc. pueden decir: -Ahí se están conjuncionando. De un periódico: C (E 1 dia 14 de Diciembre será el más frío del año. De otro periódico: EI dift 14 de Diciembre se desnudará en la Plaza de ia Villa á D. Alvaro de Bazán. Seilores ¡por caridad! Que dejen eso de destapar á D. Alvaro para el mes de Junio. Yo creo que ha llegado la hora de echar á con- er. De Jaén se han fugado dos novios. De Madrid, una señora de cincuenta y ocho abriles con un tenorio de treinta. De Arcos, un Administrador subalterno con 20.1) 00 pesetas deprimer orden. Si tenemos paciencia, á todos los veremos volver. Menos, á las 20.000 pesetas. ¡Ay! A esas ¡échelas usted un galgo! O no las eche usted nada, porque esas ¡no volverán! De modo que con el nuevo vccablo puede venderseá la Academia su significado: CoN. iuxciOKARfcE. -Zurrarse la badana. ü n ejemp; 0 práctico: Dicen que el nuevo Director de Comunicaciones se propone separar Correos de Telégrafos. Pues debe decirse que los va á conjuncionar. Y haré bien, ¡dicho sea entre paréntesis! ¡Hacia ya mucho tiempo que estaban juntos! Sin duda ese Gedeón tan traído y llevado por los gacetilleros de periódico, ha sido llamado á declarar estos días en un proceso célebre. Lo digo porque he leído lo siguiente: Juez. -Y á través de los cristales, ¿no vio usted nada? Testigo. -No señor; porque los crista- ¡Qué suerte tienen algunos hombres! A un enfermo del hospitHl que salió restablecido, le lian equivocado en los librosregistros, y en vez de darle por curado le dan por muerto. ¡Chiipate esa! Ahora va el hombre por esas oficinas pidiendo que le declaren vivo y le contestan: üstel dispense; aunque diera usted gratificación, no podemos compiacerle. Está usted muerto; lo ha dicho D. Fulano y no es cosa de dejar mal á un hombre de ciencia. -Y trayendo una buena recomendación, ¿no podrían ustedes darme por vivo? -No señor. ¡Hasta que el que le ha matado á ust d venga y le devuelva á la vida, es imposible! -Pero, seilores, ¡esto es una injusticia! ¡Esto no pasa sino entre salvjijes! -Y ¡cuifladito con la lengua! Porque muerto y todo le zampo á usted en la cárcel en un dos por tres. No sé por qué se apura ese hombre, cuando vivir muerto es la ganga de las gangas. Porque llaman á su puerta. ¿Quién? E l reoibito de la contribución. -Usted perdone, pero yo me he muerto. Ahí va el eertificado. -Ahora sí que se va á arreglar nuestra Hacienda. ¿Por qué? -Por los muchos sabios políticos que andan en ello. Ya ve usted: Cánovas, uno; Cos- Gayón, dos; Camaoho, tres; Villaverde, cuatro: Concha Castañeda, cinco- ¡A y! señor, ¡por Uios! i eso es que está la Hacienda en los tiltituos! ¡Si eso es una junt i de médicos! No tiene usted más que ir á la Bolsa y verá usted cómo todos andan de puntillas y se preguntan: a ¿Cónio está? ¡Lo mismo! ¡Vamos! El Señor Bosch debe de estar contento. No lo han hecho ministro, pero le han hecho senador vitalicio. Y eso vale más. Blinistro lo hubiera sido cuatro días. Senador lo será mientras viva. Lo tínico que tiene que hacer para sacar jugo á la gracia es vivir mucho. Supongo que al noticiáiselo le habrán dicho Dios aguarde á usted muchos años v ANDBás CORZUELO.