Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Ya tenemos un medio para hacer que suba la renta de Correos. Hacer que suba cí ministro el Sr. Romero Robledo. En cuanto lia subido esta vez, le han dirigido mil cartas y setecientos telegramas felicitándole. -Ya ve usted- -decia un reformista- -un hombre asi es una ganga. En la mayor parte de las tiendas de objetos de escritorio se han agotado las botellas de tinta. ¡Cómo todos se han puesto á escribir felicitaciones! En cuanto supieron la noticia en Antequera, echaron las campanas á vuelo. Me parece oir al alcalde de allá: ¿Conque ya subió Romero ¡Jesús, qué satisfacción! ¡Que llamen al campanero Y comience la función! Á éste le silban las obras desde la primera escena. Dicen que el nuevo Ministro de Marina no ha pertenecido nunca á ningún partido. ¿Cómo es eso? ¿Y se estrena de político haciéndose conservador? Pues, francamente, echar los dientes en política á los setenta y tres años no es mucho madrugar. Donde no les importará un bledo saber quién sube ni quién baja en el Ministerio de Hacienda, es en Lérida. Allí van á venderse en pública subasta 235 ñncas de contribuyentes que han venido á menos. Y en mes y medio llevan subastadas otras 1.500. ¡Conque ya ve usted, viven en la gloria! Y están como al que le vaii á sacar una muela y lo dicen cuántos años tiene el dentista. ¡Le importa poco! En Ciudad Real ha mordido un perro rabioso á catorce cerdos, ¿Y no había enemistades entre los cerdos y el perro? ¡No lo creo! Eso de que un perro muerda á un cerdo no me lo explico yo. Y menos en época de matanza. Eso son ganas de comer cerdo, y nada más. El Ayuntamiento de Barcelona va á establecer depósitos, de agua hirv iendo para los pobres. Algo es algo; pero si no les da algo que mojar en el agua, no creo que saquen la tripa de mal año. Yo creo que los pobres preferirían pan frío al agna caliente. A menos que el agua sea para provocar los vómitos. Para algunos todavía es dudoso si el Ministerio de Hacienda está en manos de un hombre 6 de una mujer. El otro día decía uno: -Diga usted, ¿esa doña Concha Castañeda, es una señora que tuvo casa de pupilos en la calle de la Colegiata? ¡Sino es señora! ¡Si es un hombre! ¡Entonces todos los periódicos están equivocados, debieran decir, don Concho Castañeda! Los vecinos de San Fernando han obsequiado al general Beránger con un álbum que tiene las tapas de piel de Rusia y contiene 1.300 firmas. ¡Qué gran obsequio! Ahora que ha dejado de ser ministro, ya tiene con qué entretenerse. Las hoi as de ocio se las puede pasar abriendo el álbum y leyendo firmas. ¡Cuánto Pérez, y cuánto González, y cuánto- Fernández! Señor, ¿para qué servirá un álbum que tenga 1.300 firmas? La víspera de dejar la Dirección de Correos fué estrepitosamente silbado en la calle el Sr. Los Arcos. Le ha pasado lo contrario que á D. Mariano Catalina. De la cárcel de Valencia se han fugado cuatro presos. Y de la de Cartagena 22. ¡Dios mío! Si lo saben los de las otras cárceles y les da por fugarse también Aunque, es lo que dirán los otros: -Esperaremos unos días más, á ver si nos indultan. Porque también suelen indultar á los que no se escapan. Asi es que, unos por virtud y otros por sagacidad, todos salen. En el Gran Ducado de Badén van á poner orden en las irregularidades de los teatros. Ahora ha prohibido la dirección artística de un teatro de allí que los actores que mueren en escena salgan á recibir los aplausos del público y á dar las gracias, ¡Claro! Porque algunos espectadores dicen: -En qué quedamos: ¿usted se ha muerto, ó no se ha muerto? Sucede que, á veces, un actor muy malo hace el papel de traidor, y cuando el galán joven le atraviesa de una estocada, el público aplaude y se regocija, diciendo: ¡Hombre! ¡Qué ganas tenía de que mataran á esc tío! ¿Por qué? -Primeramente, por traidor, y luego por mala persona, ¡Pues si parece un vigilante de alcantarillas! Y cuando aplaude lleno de regocijo, se alza la cortina y salen el traidor, la dama y el galán, haciendo reverencias: ¡Cómo! -dicen- ¿Conque ha resucitado ese pillo? ¿Conque todos los bribones tienen suerte? ¿Conque todo lo que hemos visto es una engañifa? Y unos piden que les devuelvan el dinero, y otros juran no volver, y otros murmuran del arte escénico. Por eso está bien entendido lo dispuesto en Badén, Al actor que se muera en escena, que no vuelva á salir, Si aplauden, que salga su mujer y que reciba los aplausos en clase de viuda del interfecto. ANDEIÍS COEZUELO.