Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
490 BLANCO Y IV. NEGRO -Vamos, Rosalía una copita de curasao Usted que es la más valiente de todas- -Venga... Á la salud del calvo del colegio nuestro querido don Benigno... -Ji, ji, ji ¡Qué chiquilla ésta! -Vamos, Rosalía, vamos ¡No saque usted los pies de las alforjas! -Déjela usted, madre Socorro Un día es un día- ¡Vamos á ver, compañero! Un obsequio del padre capellán al profesor de música- ¡Pues brindo por usted, y porque nos haga el año que viene otra salve! -Amén- -Niñas tomen ustedes dulces- ír (Pero ¿cuándo viene eso, Rosalía? (No sé Ya debía haber llegado) Ahí está- -Maestro este encarguito que trae el cartero para usted- ¡A ver! ¡A ver! No conozco la letra ¡Ah si, por el sello de correos adivino la procedencia! Algún regalito de esas buenas madres ¡Pobres! Se habrán acordado de mi cumpleaños Con permiso ¡Qué excelentes personas! ¡Mire usted, mire usted, maestro! Hasta allí ha repercutido el éxito de nuestra salve ¡Cómo! ¡Que han sabido las malas condiciones del coro, y que me remiten el adjunto objeto para evitarme más catarros! -Vaya, vaya, don Benigno Enséñenos usted el regalito- -No se lo guarde usted para usted solo- -Sí, sí ¡Que nos lo enseñe! -No hay inconveniente Pero ¿qué es esto? ¡Un peluquín! ¡Un peluquín! ¡Ja, ja, ja! ¡Qué humor tienen esas buenas cartujas, señor don Benigno! ¡Mire usted que haberse acordado de su calva! ¡Esto es una burla infame! Mi calva no necesita que nadie la proteja No creo, no puedo creer que aquellas benditas mujeres sean capaces de divertirse conmigo Yo averiguaré la verdad, y, ¡ay del autor de la burla, si le descubro! ¡Ja, ja! Mire usted, maestro; yo creo que debe usted ver si le cae bien el pelviquín, y si le sirve, ponérselo, que buena falta le hace ¿JSlo es verdad, madre Rectora? -Ji, ji Como verdad es verdad. Pero ¡también ha sido ocurrencia! ALFONSO PÉREZ NIEVA.