Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
484 BLANCO Y NEGRO Estos son nuestros zangolotinos de trecs y pico. Figaen luego los pobretes que vemos comprometidos y haciendo gestos tras de un pitillo superior á sus fuerzas, pero que largan sus palabrotas, chicolean á las criadas y no titubean en ir tras las artistas de primer año de solfeo. Viene luego la pollería esa inaguantable falange de presumidos y mal educados, de vagos y de conquistadores, para quienes no hay honor seguro ni mujer que se resista. Esta gente y nuestra tradicional falta de educación son la razón principal de la esclavitud de la mujer en España, y, sobre todo, en Madrid. Aquí no puede salir sola una mujer si no es casada ó vieja, pues ni las feas están seguras. Aquí apechugamos con todo. En Inglaterra una mujer que se ve molestada por un hombre cualquiera, llama al primer policía que halla á su paso, y el Tenorio tiene para rato. En Andalucía, ni al paseo van las niñas sino en dias señalados y cuando repican gordo; así es que ellos rabian y no tienen más remedio que refugiarse en la reja y ellas también ¡y los papas lo consienten! Y sobre esto ñ. sj) elar la pava, yo no tengo nada que decir A mí me parece bien; los franceses dicen c est drSle; j los ingleses ¡Aoo, shockijig! E L JIAEQUÉS DB ALTA VILLA. NOTAS CÓMICAS, POR CILLA. -Lleva en seguida mi ca (aca de miuiátro fil qaitamancbas, y de paso te llegas á casa de D. Antonio y le preguntas cuándo piensa d jarmc el puesto, pues he leido en El Correo que no pueden entenderse. -Do parte de mi señorito, que cuándo pien? a usted dejarle efo. -DJle qiie por aliora me es imposible, porque Caniacho debe componerme el b inco que estropeó Cos, y Concha Castañeda arreglar esas pequeneces de la Hacienda, ¡Eso te ha dicho I Pues bien; recoge la casaca de casa del q ñtamancha y que me liirpifj en su lugar el morrión, porque empieza á subirseme la bilis á las narices.