Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
LOS ZANGOLOTINOS. E l otro día me ocupaba de los niños, de la preferencia que merecen á nuesti- a consideración y á nuestro respeto: hoy quiero dedicar un rato á los eangolotinos, fruta que abunda en Madrid, porque los hay de todos tamaños, clases y condiciones. Mientras un niño más ó menos bien criado no hace sino niñadas, vamos, tenemos que reimos ó resignarnos; pero cuando un nene, biberón en ristre y con sus pantorrillas al aire, alardea de hombre y nos hace ver sus pinitos, la cosa cambia y entonces no sabemos qué hacer, si corregir ó ridiculizar, pues para todo hay tela. Vean ustedes iin ejemplo: Conozco un ohicuelo de trece y pico (según él) cuya redondez es conocida y cuya precocidad es notable; está enamorado (según él) de una niña de nueve y medio, la cual, como ustedes comprenderán, ignora su ventura. Es el caso que el joven en cuestión ha dirigido á mi amiguita una caita que, recibida por la mamá, ha servido de risa á todos los amigos de la casa, y yo la he reclamado para qiie la saboreen nuestros lectores. Sin quitar punto ni coma, ni aun la viñeta trazada por manos tan juveniles como inexpertas en eso de la ortografía, hela aquí: AdoradcC Anamta Mavia: Hace año y medio que tube el gusto de berla en el paseo de coches con, su lindísima hermana, y desde entonces no he soñado nada mas gne en V, y como eramos los dos unos pequeños no me atrebi ó decirla á V, nada, pero hoy que ya somos mayores y no pudiendo contener los impulsos dt mi corazón me atrebo á dirigirla á V. estos renglones para manifestarle á V. m. is sentimientos y la escribo por que supongo que su mamá no la abrirá las cartas. Ya sabrá V. quien soy pero pior si acaso la voy á dar mi señas soy gordo bastante, tan alto como V. tengo 13 y pico y me llamo Enrique, ya soy un hombre. Esto es uu corazón. Como ya se que á tenido V. otros novios y no siendo yo tan antipático creo que seré correspondido, Dos veces he tenido el gusto de ir en él trambia con V. su hermana y su mamá y lo tomamos en recoletos y fuimos juntos hasta la calle de golla. Que no se entere su mama de V. pues la temo mas que á una pantera y no por que me iciese nada sino por que solo con mirarme me da un temblor que qne se yo. Adiós querida é idolatrada Ana María que conteste V, á este hombre que esta deseando un si de esa criatura angelical, 8. 8. Q. V. 88. PP. ENRBIQÜB. La madre de la gordita Ana María quiso responder en el acto al amable galán; pero ignorando quién sea y cuál es su domicilio, confía en mi pam que le traslade su parecer por la vía de BLANCO Y NEGRO: Madrid, 28 Octubre 91. Enriquito: no crea V. que me ha enojado su misiva ni dejo de sentir que V. sienta esos impulsos de quS habla; pero, hijo mió, cumplo como buena suegra encargándole que aproveche más el tiempo para honra y satisfacción de sus papas, los cuales no verían con gusto que V. bea tan mal bista la gramática. Que V. es un atrebido ya lo bem. os, pero que V. suponga que yo no beo lo que debo fjcr, eso es más grave. Cuidado con el trambiá; cójase V. bien, pues seria dolor que siendo tan gordito y con sus trece y pico Esto es iiaa calabaza, diesé V. una Costalada á que puede estar expuesto si al bajarse se le enreda el babadero. Cuidado con la calle de golla, cuidado: diga V. á su papá que le lleve á comer unas castañitas á San Antonio de la Elorida y le enseñe á usted unas pinturitas que hay en las paredes y le diga entonces qué tienen que ver con eso de golla. No debe V. temer que yo le iciese aaxía, si acaso, sería con una h bien afilada; tampoco debe V. temblar por mi; el que temblará será su maestro al leer su cartita. ¡Cómo ha de ser! Siento no poderle enviar el si que espera, pero al menor descuido puede usted recibir un do de su S. S, Q. V. (según usted) X Y. Z.