Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
PERCANCE DE UN BIBLIÓFILO, POR ROJAS ítf j lirr í- V r- w- 7 LA VENDIMIA N k j- v, X os crepúsculos violáceos, las alboradas pálidas, la melancólica sinfonia que í i l l entonan las ramas doradas en los árboles, mustios y consumidos como los tísicos que tiemblan la llegada del otoño, las tiistezas del pleno otoño en la corte, tienen en el campo su compensación poética, animada, risueña como los verdores de los pámpanos, y alegro como una burbuja de Cliampagne. Los racimos de uvas, á cuya cristalina superficie barnizada de mieles acuden las avispas tripudas do metálicos reflejos, son las últimas galas de la naturaleza. La vendimia se está realizando actualmente, y dentro de poco las vides quedarán tan desprovistas de su traje de hojas con abalorios, en cuyo seno fermenta el vino, como desnudos quedaron los álamos blancos y las acacias sonrosadas. Contra las huracanadas ráfagas de aire que nos constipan y obligan á festonear de burlete balcones y puertas. llegan, ahora hasta nosotros N í J J S perfumes dignos de ser cantados por poetas como Virgilio, aromas de cada una de las regiones donde anualmente se reproduce la escena del viejo Silcno, que sonriendo y beodo, guardadcj por el círculo de sátiros, vacilaba sobre el asno vendimiador; ecos de canciones que repiten las eternas que lanzaban las doncellas tebanas al son de tamboriles y caramillos. Cuando la vendimia termine 3 el vino encerrado en enormes tinajas padezca bajo los horrores de la fermentación, como la juventud padece las fermentaciones del amor, y los retorcidos brazos de la vid sean sacudidos por el aire y no tengan la defensa que ofrecen los racimos con su peso, el campo semejará un inmenso oasis inspirador más de plegarías que de cánticos; de su cielo habrán desaparecido todos los rayos de sol que endulzaron y- -I Cómo creció, Nicolasa, tn hijo! I Vaya un tagarote! doraron las uvas, y por entre tierra y cielo no volará ninguno de los pájaros que ani- -Pronto le saldrá el bigote. marón la vida de plantas, flores. mieses y frutos. Lo mismo que el símbolo de la ale- ¡Si ya se lo deja! ¿En casa