Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
v -5 EN MADRID Teatros de bote en bote. Cafés como nunca de almas. Buñolerías repletas, Y tabernas atestadas. Bullicio por todas partes, Por todas partes jarana, Y animación por doquiera, Y por doquiera algazara Que es noche de coger chispa Y de hacer calaveradas. Cuenta Tenorio las suyas E n quintillas soberanas; Á doña Inés enamora, Y la fascina 3 la mata Y las pollas se enloquecen Y los oiíos se entusiasman Puede ser que allá á lo lejos Eesuene alguna campana; Puede que alguien, al oiría, Recuerde que es noche de Animas Puede ser que alguno rece Por su madre idolatrada, Y puede que alguna viuda Eompa en torrentes de lágrimas. Pero eso ¿qué es ante el ruido Ensordecedor que arman Los unos chocando copas, Los otros batiendo palmas, Aquéllos con sus canciones. Éstos con sus risas? Nada. Lo que es ante el oleaje Del mar una gota de agua. Siga, pues, Don Juan Tenorio Haciendo calaveradas; Sigan llamándole á escena Entre bravos y entre palmas, Y siga la broma siga jY que dispensen las Animas! EN LA ALDEA Tiempo frío; noche obscura; Silba el viento entre las ramas; Caen de nieve algunos copos; Crujen puertas y ventanas, Y ailá, junto al cementerio, La imaginación ve llamas ¡Que es noche de aparecidos Y en el aire flotan ánimasl Todo está triste y medroso: Ko hay en la calle ni un alma, Y sólo de vez en cuando Se oye el batir de las alas De la lechuza, los lúgubres Chirridos que al aire lanza, Y los luctuosos y lentos Clamores de las campanas. ¡Cuánto pavor sus tañidos En los pequeñuelos causan, Cuánta aflicción en los jóvenes, Y en los viejos cuántas lágrimas! Alrededor todos ellos Del gran fogón de su casa, I Qué recuerdos tan sombríos Y tan tristes les asaltan! De alejarles, aunque en vano, El viejo y el mozo tratan. Contando aquél sus proezas De cuando estaba en campaña, Y éste animando á los niños Con sus bromas y su charla. En vano, si, porque llevan En sus ecos las campanas Tanto dolor, tanto duelo. Tanta aflicción, pena tanta, Que el pobre viejo, al oirías, Eompe en sollozos y exclama; (Zíri padre nuestro, liyos inios, Por nuestras ien- ditas Animas. J U L I O EOMEEO GAEMEKDIA.