Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ELEGANCIA, ECOMÍA Y PERFECCIÓN POE ROJAS. OTORO Cuando hace frío, desempeña la ropa de invierno y da á guardar la de verano; y cuando hace calor, vuelve á la casa de empeños á deshacer la operación, es decir, á hacerla invertida. Excuso decir á ustedes los apuros que esta gente pasa en el mes de Octubre. Tengo yo un amigo que en el mes que está espirando ha ido ya cuatro ó seis veces á cambiar de ropa. Amaneció un día nublado y fresco, y se dijo: Pues señor, ya tenemos el invierno encima y se fué á la casa de empeños y cambió de ropa. Al día siguiente hubo un día espléndido. La natucohol por malo que sea. raleza sonreía, como dicen los señores poePues los poetas, de cualquier cosa que hatas ¡embusteros! Mi amigo confesó inllen á mano extraen la poesía. genuamente que so había equivocado, y volvió á la casa de empeños á Así andan ellos y así anda la poesía. deshacer el error. ¡Mire usted que cantar las excelencias del otoño! Dos ó tres días después volvió Yo no sé que encuentran de á repetir la operación. agradable en el otoño como no A la tercera vez la señora Pressea las ferias de Madrid. f tamista ¡que es todo una sei S i sé qué encuentran de bueno üT ñora! le dijo con mal humor: en las ferias de Madrid como no s ¿En qué quedamos? ¿ISTecesea los melocotones. sita usted la ropa de invierno ola de verano? Es decir si los melocotones son buenos. -Señora, ¿y en ijué quedamos? ¿Va á hacer frío ó va á Otoño me parece á mí la época hacer calor? más ingrata del año. íío puede decirse que hace fiío, Y hay que contar con el rini que hace calor. diculo que pasa un hombre con El sol abrasa, el relente enfría. amor propio ai El termómetro, ese amigo leal presentarse á sus y sincero del hombre, está más intranquilo que nunca. amigos con ropa que no esté en reDe pronto sube, de repente baja. lación con las indicaciones del terLe mira usted por la mañana, y dice: abrígate mómetro. Porque no todos pueden Le consulta usted á medio día, y contesta c quítate disponer de la colección de ropa, que te ahogas Esta tarea puede ser pesada, pero no perjudicial, abrigos graduales que se para el que tiene abundancia de ropa; pero resulta necesitan para ponerse de muy dañina para el que no tiene más ropa que la acuerdo con el tiempo. Hay quien no tiene más puesta. Hay gentes de la clase media, que es la clase que que dos elementos para ajusaquí se lleva todas las bofetadas y paga todas las tarse á las exigencias de la contribuciones, que por razones económicas no puede temperatura: la capa y la no- capa. tener á mano la ropa de invierno y la de verano. También j o tengo mi poco de resentimiento contra los señores poetas. ¡Qué gente, Dios mío! ¡Todo lo que cogen lo cantan. Se parecen á los industriales alemanes. Estos de cualquier cosa, por mala que sea, sacan al- IPt, i H l lll ll