Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
BLANCO -Yo soy más católico que usted. ¿Más que yo? Imposible. He dado fondos para construir un templo. ¿Quiere usted más pruebas de que es usted pagano? -Usted, que es fabricante de bujías, ¿quiere explicarme por qué renden ustedes algunas Telas sin torcida? Anoche quise encender una para escribir, y no pude, porque no tenia pábilo. -Es que las solemos fabricar para los ciegos. La riqueza sin talento es como una estatua de oro á la cual le faltase la cabeza. Las mujeres son como los violines; para que suenen bien, es preciso llegarles al alma. Y NEGKO 383- La hermosura es según el color del cristal con que se mira. Claro está que me refiero á la belleza física, á la cual solemos rendir todos preferente tributo, y no á las prendas morales, que pasan, triste es decirlo, completamente desapercibidas para la mayoría. Los dientes de marfil y los labios de coral dejan de ser un cumplido cursi en el repertorio de los Tenorios japoneses. Allí las mujeres casadas se tiñen los dientes de negro y se afeitan las cejas, sin que la falta de esos atractivos, tenida en tan alta estima entre nosotros, entibie en lo más mínimo los cariñosos sentimientos de sus maridos. Seguro estoy que si en Europa la cruz del matrimonio fuera acompañada de semejante sacrificio, pocas serían las mujeres que se atreviesen á cargar con ella. ORIGEN DEL JABÓN DEL CONGO Fué en 1883 cuando Víctor Vaissier inventó su incomparable jabón de toilette llamado de los Príncipes del Congo. Este maravilloso jabón, cuya pasta es de una pureza perfecta y cuyo perfume es excesivamente agradable, se encuentra hoy en todas las casas. Para obtener el verdadero Congo, exigid el nombre Víctor Vaissier, de París. Las personas que deseen números atrasados de BLANCO Y NEGRO, pueden adquirirlos al precio de If céntimos en esta Administración, Claudio Coello, 41, pues con tal objeto hemos hecho una: reimpresión de todos los números agotados. Los pedidos de provincias deben venir acompañados de su importe, sin cuyo requisito no podemos servirlos. CHAIRADA 1, y 2. La gran potencia moderna- -la quimica- -acaba de hacer otro nuevo milagro. La remolacha tiene una nueva competidora. Un Sr. Lespermont tiene casi resuelto el problema de convertir la madera vieja en azúcar. Nada más fácil que hacer pasar, según e J, los trastos viejos al estado de glucosa. Para ello se corta la madera en pequeños trozos, impre gnanse con ácido clorhídrico, se meten en una caldera, tratándolos con el mismo agente gaseoso, y á las quince horas preséntase la sacarina. Por lo tanto, el asimilarse una cómoda, un armario, una docena de sillas, será cosa factible y poco indigesta. ¿Qnién había de decir que ese emporio de vielleries llamado Rastro era un cafiaveriil antillano? Todo. Gedeón sale encantado del despacho del Obispo. -No me explico- -dice- -cómoá una persona tan fina hay quien le llame el Ordinario. 1. y 3. El mejor amigo es el que nos habla con mayor crudeza. La adulación es como la moneda falsa: empobrece al que la recibe. ¿Juega usted á la lotería? -Sí, señora: hace diez y siete años que persigo el mismo número. ¿Y le ha alcanzado usted alguna vez? -No señora: ni aun siquiera he obtenido un premio de constancia. SOLUCIÓN á la charada del numero anterior. cr 2iio a- jLiFico SEMANARIO. LAS SOLUCIONES COBEESPONDIENTES Á ESTE NÚMEEO SE PUBLICABAN EN EL PEÓXIMO