Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
36i BLANCO Y NEGRO completamente sola en el mundo; ahogados sollozos desgarran su pecho, y el pañuelo que para sofocarlos acerca á sus labios, tíñese de estrías sanguinolentas La campanilla se acerca; penetra el sacerdote en la miserable guardilla; arrodíllanse todos; el profundo silencio que allí reina sólo es interrumpido por el sordo murmullo del sacerdote, que reza las preces de los difuntos, y de vez en cuando, como una ironía del destino, llegan hasta la habitación donde dentro de poco reinará el fúnebre y frío silencio de la muerte, los alegres ecos de lá vida, rasgueos de guitarras, cadencias de jotas, tintineo de vasos. ¡Quién, al presenciar cuadro tan tristísimo, podrá negar que el dolor existe! Esa es la existencia: la sombra sigue á la luz; la noche, al día; ¡á la alegría el dolor! ¡Siempre, siempre Juntos lo blanco y lo negro! VENTURA XMAYORGA. LOS P L A C E R E S DEL CAMPO Basta de expediciones en pollino Y manejar el remo á lo forzado; Basta de merendonas en el prado, Y venga el coche y la sopita en vino. Si plugo alguna vez á mi destino Inspirarme afición al despoblado, Me cansan ya la choza y el ganado, Y el césped y el arroyo cristalino. La nave de mi afán viró de bordo, Y hoy con tristeza mis penates dejo A memorias de aj er haciendo el soixio, Pues me dicen la sangre y el espejo, Que para los idilios estoy gordo, Y para las zagalas estoy viejo. MANUEL DEL PALACIO. Galicia 1891.