Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
B LANC O LA LLENA (PKAG- MBNTO) CALAMIDAD UNIVERSAL La floresta en parcelas dividida, Parece que medrosa y encogida Espera algún suceso tremebundo: La masa de agua entre bramidos roncos Llega y remueve ios vetustos troncos, T arráncanlos de cuajo en un segundo. Las montabas y matas seculares Eepiténel tronar de aquellos mares Que van por todas partes arrasando, Mientras toma quiñón en la jornada Lá jauría de vientos atraillada Que espera ya no lejos aullando. Cruza el ave los aires presurosa, La neblina cerrada y tormentosa Enróscase á los árboles gigantes Los arroyos conviértense en torrentes Que saltMi de sus cuencas espumantes Silbando y retorciéndose estridentes. Pasan formando islotes las espumas, Los. nubes se entrelazan con las brumas, Se endurecen los tonos del paisaje: Be liorizontela linea es indecisa El rio crece, avanza, lleva prisa Por cobrar de las tierras vasallaje. Hinchado, ciego, clamoroso y vano. Llega á la sierra que defiende el llano, Gana de un empujón toda la cumbre; Se atropella, se eriza, fuerzas toma, ¡Y en el valle de pronto se desploma Con toda su tremenda pesadumbre! Tablas rotas, fragmentos, algún pino Al ocaso notando y sin destino, Se dejan balancear en la corriente; y el valle, la colina y la llanura Disfrutan por Igual la bepultura ¡Abierta por el braío del torrente! V. LASTRA Y JADO. Guando oigo hablar de las aguas Y sus terribles efectos, Me pongo á pensar á solas En el montón de dinero Que serla necesario Para lograr el remedio De todos los que en el mundo Se ven con el agua al cuello. JüAW TÉREZ ZÚ lGrX PENSAMIENTOS T r e c e segiin el dicho v u l g a r es la docena del fraile. Hoy, después d e l a heroica c a m p a ñ a c a r i t a t i v a realizada en Consuegra por los franciscanos, h a y que poner en p l u r a l dicha expresión e n d e t e r m i n a d o s casos. Cuando se hable d e personas salvadas á l a voracidad del fuego ó de los ríos desbordados, d e h o m b r e s niños y mujeres arrebatados á l a m u e r t e por los héroes d e la caridad, debe decirse al d a r u n a idea de su n ú m e r o F u e r o n t a n t a s como las docenas del fraile. BAFAEL G A E O Í A y SANTISTEBAN. L a c o n t e m p l a c i ó n d e l a s grandes catástrofes p u e d e borrar e n ciertas almas h a s t a l a idea d e Dios; pero el espectáculo d e l a caridad l a hace revivir con m á s fuerza. BDCARDO SÁNCHEZ DE CASTILLA. Si Lluvia incesante, inundación horrenda, Desplome de edificios sin cesar. Náufragos que luchando con la muerte, Por la corriente cenagosa van; Llanto y desolación, sangre y ruinas. Miseria y abandono y orfandad Tal e el negro cuadro que la patria Ha podido con lágrimas mirar. Pero pasada laimpresióa de asombro, Surge una luz que lo ilumina ya: La luz que siempre fué consuelo al triste; La luz de la bendita Caridad. MANUEL OSSORIO Y EERNARD. A n t e las desgracias de Consuegra y d e Almería, caridad y resignación. A n t e las d e Burgos, justicia seca; castigo ejemp l a r presidio, indemnizaciones, m u l t a s cesantías y t o d o el arsenal d e penas e n su grado m á x i m o p a r a los causantes, ÁNGEL MUEO. Señor Director: Mis versos No tienen mérito alguno; Son la moneda dt cobre De valor más dimiaato, Un céntimo literario Que deposito con gnsto En manos de BLANCO Y NEGRO, A favor del infortunio. O. J. DE AUPE