Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
1 f i tof Nunca lo hubieran pensado! -Desde que hicieron alcalde al artista aquél, no hubo en Arrigorría un momento de calma. El alcalde era un pintor, y un pintor impresionista; el alcalde mandaba baños á impresión á todo el mundo, y alH no se podía parar. Apenas empuñó la vara, el artista mandó que terminara la punta en una brocha; las casetas de la playa fueron de nuevo retocadas, y en el banquete de felicitación sólo se sirvieron platos al pastel. El alcalde mandó pintar el templo al temple, y la casa de taños ál fresco; él alcalde ordenó que los municipales se dejaran largas melenas y que las fondas usaran títulos es- trambóticos: Ilotid Fortuny, TTotel Vekkqnez, y otros por el estilo. La peor fonda, sin duda por antiguos resentimientos, fué bautizada así: Ponda de la Academia Los infelices habitantes de Arrigorría iban de una sorpresa en otra. Sólo se admitían en Arrigorría bañistas pintores, escultores, dibujantes I.o s bailes en el Casino eran de blusa, y servíanse los helados en lindísimas paletas, cuyos tonos arlequinescos desaparecían en los barquillos, de forma de pinceles Naturalmente, los arrigorrianos, que empezaban á sufrir las consecuencias del arte, protestaron del hambre que les asediaba. El pintor alcalde, más impresionado que nunca,