Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
308 BLANCO Y ÑEGÜO jor lo prueba, os que sería popular como lioy lo es aunq ue no fuera reina. Para que la personalidad literaria de Carmen Silva sea completamente igual á las de verdad, esta reina padece de la médula como cualquiera de nuestros más acreditados boliemios, y según se dice podría mejorar B salud si comiese con apetito, pero desgraciadaU mente no come apenas. Bien se ve en esto que nació para poeta. Los cazadores os exactamente la misma l 5 gica que se creó en Madrid un Club de Regatas, cunde entre nosotros la afición á la caza, y es cosa curiosa ver cómo desde que se levantó la veda, casi diariamente llena los trenes que conducen á los sotos comarcanos un animado enjambre de cazadores que me recuerda el que todas las fiestas sale, según Daudet, de Tarascón á cazar la gorra del compañero ó su propia gorra. ¡Qué diferencia de la ida á la vuelta! ¡Siempre lo mismo! Idénticas ilusiones; iguales ánimos; propósitos semejantes; proyectos análogos seguidos continuamente de desencantos eternos; desengaños parecidos; contratiempos inesperados, y la clásica liebre com rr. da en el mercado, para no presentarse con el morral vacío. La caza llega á ser un vicio, cuando no un pretexto, y en una de ellas tenemos siempre la vista fija. En la caza de gangas. entregaran quince días antes de su salida de Milán 65.000 francos, importe de las diez últimas funciones, y cobrando por adelantado diariamente las diez primeras. El Sr. Miclielena lia lieolio admirablemente no aceptando imposiciones tan soberbias y fuera de toda lógica razón. Después de todo, ¿quién es Massini? En España, donde una novela maestra, producto del trabajo de un año entero proporciona á su autor mil pesetas, y un drama da treinta reales por nocLi; y hay periodistas, algunos buenos, que cobran veinte duros al mes, debo hacerse cuestión de dignidad y no entregar á un cantante por una función el sueldo anual de un juez ó un jefe de Administración. ¿Que canta bien? Mejor cantan los pájaros en los árboles y regalan sus canciones. Las obras de Grilo E París, como las personas elegantes, llegarán dentro de pocos días las obras escogidas del ruiseñor cordobe s con el nuevo y espléndido traje que los tipógrafos franceses las han dado y manos reales abonan espléndidamente. La flamante edición de los versos de Antonio Grilo es una verdadera preciosidad, digna de ellas en fin. Para la misma ha elegido el poeta lo que vivirá eternamente: Las Ermitas Las Noches Buenas La Virgen de MuriUo Lleva autógrafa una carta de I) Isabel I I reina que ha dispensado siempre á Grilo especialisima consideración; un hermoso retrato de éste, grabado al agua fuerte, como nos tiene acostumbrado Maura, apellido que da igual juego en las letras y en la política, y va dedicada toda á Magdalena, niña delicadísima, que entre las colegialas de las Ursulinas puede hoy vanagloriarse de llevar su nombre refrendado con el más discutido acaso de nuestros poetas. CABLOS O S S O K I O Y GALLAEDO. Las pretensiones de un tenor os tenores están de moda, y ellos que lo saben se despachan á su gusto imponiendo condiciones ridiculas, por lo enormes, para dejarse oir. Todo el mundo sabe ya que el Sr. Massini lia pedido 130.000 francos en oro por veinte funciones, dejando en el contrato en blanco las obras que habia de cantar, exigiendo que se le