Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
v f elki Ik? a v a ¡Bendito sea el amor, que sabe hacer un trono de cada reja andaluza, un incensario de cada maceta de claveles, y una diosa de cada mujer de ojos negros ó azules, verdadera musa del enamorado, que la contempla con embeleso, tras los calados hierros y á la pálida luz de la luna, en las serenas y hermosas noches estivalesl Dispénseme el lector esto que á guisa de invocación dejo escrito, y entro de lleno en el asunto que me sirve de epígrafe: ¡Pelar la pava. He aquí uno de los más ardientes deseos de la juventud, apenas el primer deseo de amar despierta en el alma, el que más tarde tiene realización cumplida, en la hermosa región de Andalucía, donde parece que la luz, el cielo, el sol y las flores se han puesto de acuerdo para brindarnos con un soñado paraíso. Se me dirá por algimos, estoy seguro de ello, que en todas las regiones de España, desde que el mundo es mundo, se han hablado y entendido los amantes toda la vida, y W yo contesto: verdad, pero la 2 (iva andaluza no se parece á la de ninguna otra parte; tiene un sello especial, resulta, en fin, revestida de una aureola de poesía, d é l a que no puede revestirse un diálogo amoroso en cualquiera de nuestras grandes poblaciones, cuando vemos situada á ella en un piso segundo, y á él clavado en la acera para eterna molestia de los transeúntes, que se ríen á más y mejor de las, frases tiernas y apasionadas que cogen al vuelo. Y es que todas las cosas necesitan para su desenvolvimiento de un escenario especial, y Andalucía es el suelo privilegiado para pelar la pava en regla, esto es, libre de importunos oídos y de transeuntes maliciosos. ¿Quién se atreverá á negar el santo misterio del diálogo de dos enamorados que expresan con lamayor libertad sus sentimientos en medio de la soledad de una noche tibia y perfumada como de Andalucía? Lá virgen de quince abriles que comienza á alimentar las primeras ilusiones del amor, sueña con que llegue la hora de la cita que concedió á su galán después de, vivas instancias; pero para ello, ¡cuidado si necesita desplegar pre-