Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
276 BLANCO i N I G U O mente en la capital de Vizcaya, y al llegar al primer obstáculo llamado, Salto dil Ataúd por los percances ocurridos allí en carreras anteriores, sufriese una grave caída que le produjo una fuerte congestión cerebral. El accidente causó profunda impresión, hasta el extremo de deslucir el desfile, que prometía ser brillante. lie ahí un modo con el que no pensaba Levison para calcular las simpatías de que disfruta. Aunque no sea más que facilitarle los medios para que continúe siéndolo. Miss Geraldine Í iESK razón el refrán. Con una buena cara se tiene mucho conseguido. El éxito, lo mismo de la mujer de sociedad que de la actriz, de la modista que de la gimnasta, está en razón directa de su hermosura. El mérito queda ordinariamente supeditado al físico, ni más ni menos que si de continuo se tratara de hacer competencia á los célebres certámenes de hermosura. En miss Geraldine, que reúne la habilidad gimnástica á E nuestra compatriota Elena Sanz se habla hoy su belleza indiscutible, el piíblico aprecia más esta más que en sus buenos tiempos del general que aquella cualidad, lo cual, si puede satisfacer la Boulanger. vanidad de la mujer, supedita un poco la que debía El periódico francés Le Matin ha sacado á tener como trapecista eminente. relucir aquel nombre un día tan en boga; la Pero el hombre es débil y la mujer más, y ésta, engente se da á pensar sobre el alcance de las intre un aplauso y un piropo, optará siempre por el terviews hasta hoy celebradas por uno dé sus piropo. redactores con aquella daina; los inocentes se desesperan ante las enigmáticas frases de la prerisa, y los mundanos las dan alcance inusitado h- iciéndolas crecer como bolas de nieve. ¿En qué parará este conato de escándalo? Cuando haya asuntos de más importancia que tratar, podrá verse que queda todo convertido en agua de borrajas. sf debería titularse el saínete que podría escriLo cual no obsta para que elevados personajes de birse con sólo recopilar los chistes y agudezas la situación digan hoy en tonos bien distintos de los que ha originado el celo de nuestro Alcalde que emplea el tenor de Mefistofeles: interino por preservarnos de las graves conse ¡Elena! ¡Elena! ¡Elena! cuencias de la epidemia variolosa. La vacuna forzosa viene á ser algo así como iiR ¿ri: ír i ¿ri: f ¿rif ií í el servicio militar obligatorio: un bien general, pero una molestia para las familias. Esto de que las autoridades se preocupen de si nos podemos ó no quedar desfigurados por la viruela, es L trancazo, esa dolencia fin de siglo, hermana de el colmo de la precaución municipal. la pulmonía, prima de la in luema, compañera Y es que sin duda nuestros ediles, guiados por un inseparable del catarro, retaguardia del escaloexceso de humanidad, quieren que nos pillen en frío y provocadora de la fiebre, está hoy tan de buena disposición profiláctica las sorpresas que nos moda como cuando apareció por vez primera, preparan. reemplazando, en popularidad á la gnppe y recomendando eficazmente á la nona. Los cambios rápidos de temperatura que se observan, y aun más se sienten, en esta época del año, tienen á dos terceras pai tes de la población gimiendo en vez de hablando y llorando bien contra su voluntad y EvisoN es un inglés injerto en vascongado, con sólo por no dejar mal al resfriado que así lo exige. sus puntas y ribetes de andaluz, muy madrileño Si el mal de muchos pudiera consolar á alguien él y soberanamente simpático. más que á los que ya sabemos que lo hace, sería cosa Sportmen de pura raza, es el alma de las ca- de sobrellevar el trancazo, inevitable hoy, con la misrreras de caballos en toda España; á sus esfuer- ma resignación que se soportan las desgracias naciozos se debe el Hipódromo de las Arenas (Bil- nales ó las contribuciones, que viene á ser lo mismo. bao) y predicando con el ejemplo, es rara la reunión El trancazo se ha impuesto con el mismo avasallade otoño ó primavera en que no toma parte activa dor empuje que los cinturones de seda, los sombreros montando algún caballo famoso. con pantalla, que dice Eduardo del Palacio, y las ca Es incalculable el número de premios que ha lo- misas de seda con pecheras rizadas. grado; pero como no todo ha de ser aplausos y vítores, la desgracia hizo que en las verificadas últimaCARLOS O S S O K I O Y GALLAKDO. Elena Sanz A vacunarse tocan, ó el bando de Gemelos Í El trancazo Mr. Levison