Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
QüELLOs hombres que no admiten nunca ninguna razón en contra de sus opiniones, ni quieren discutir jamás ninguna de sus creencias, es m, ás bien por falta do fe en ellas y por orgullo y miedo de tener que cambiar, que por certeza y seguridad de ser las mejores y verdaderas; pues la certeza de una creeiicia da valor para la discusión y deseos do entrar en ella, siquiera sea por la satisfacción que vemos seguros de salir victoriosos. El placer que puede proporcionarnos la adquisición del talento y la instrucción, no serían nunca suficientes para imponernos el trabajo del estudjo, si no existiera el placer de demostrar nuestros conocimientos. Los liomtres más grandes son los que se encuentran más pequeños; se diferencian de los pequeños, en que e stos son los que se encuentran más grandes. La suerte y la desgracia son fuerzas adquiridas en sentido favorable ó adverso; procuremos en el sentido favorable que uo so detonga, pero sin aumentar su velocidad, porque el exceso turbaría el equilibrio. Tratemos si es posible de. variar lífuerza adquirida por el camino adverso, porque seremos mucho tiempo desgraciados, á no ser que el exceso turbe el equilibrio, creando fuerzas contrarias que lo restablezcan. líapoleón asombrando con sus victorias, y amenazando dominar el mundo, es una fuerza adquirida que se estrella en Waterloo, por la velocidad misma y porque turba el equilibrio. La desgracia hace compasivo y desarrolla el sentimiento: pero el exceso del infortunio, como el colmo de la prosperidad, lo embota y lo destruye. RAFAEL CEBEEROS. La mujer busca en el hom ire á quien ama una sa xirioridal cualquiera, aunque sea en el mal. El tiempo fortalece todo aquello que no destruye. E. í honor para un hombre es no temer nada; para una mujer, uo arriesgarse á nada. Un necio hablador es un pájaro que canta cuando se. lo silba. V H