Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
La guerra lOMO en algo habíamos do entretener las vacaciones, nos decidimos á hacer política internacional y á charlar sobre la guerra europea jilas consecuencias que ha de tener. ¿Qué conducta seguirá en ella España? Cada pei sona es una opinión, cada periódico un Metteruich, cada corrillo un protocolo, diplomático en esto punto. Despue s dé lo cual es casi seguro Que el perro está rabioso Ó no lo está. íf ííi i? iíR! i ¿Kií? ií i í mo cigarrillo turco, que al convertirse en azuladas espirales de humo, irá evocando deliciosas figuras que recuerden contornos de las mujeres de los harenes musulmanes, al propio tiempo que tuestan, con las tonalidades del oro, las sonrosadas j smas de slis dedos. La moda de fumar las mujeres ha venido desde los dorados camarines de las reinas, y segtín cuentan los periódicos parisienses, la mayoría de las soberanas, europeas se permiten el lujo del cigarro que muchos hombres detestan. Fernández Arbós lADA uno ejerce la caridad como puede y como sabe: unos bailando, otros comiendo, otros jugando, y Fernández Arbós sustituyendo al pobre músico callejero en la tarea de llenar de armonías los paseos y calles de mayor circulación. Un profesor como Arbós dando música suya á cambio de limosnas p. ara otro, es detalle soberanamente artístico y conmovedor. Noticias del Norte nos han hecho saber semejante rasgo del famo- so violinista. Si los instrumentos musicales tienen entre sus cuerdas ó las concavidades de sus cuerpos metálicos el alma que al llegar á la nuestra nos hace reir y llorar, ¡qué emoción habrá sentido el violín del músico mendicante al ser empuñado por Arbós y vibrar á impulsos de la inspiración de un maestro como el del Conservatorio de Madrid! Redonnet L afamado tirador español Antonio Eedonnet ha obtenido un gran éxito en el Circo de Colón. Donde pone el ojo pone la bala, y para apuntar ni en algunos casinos elegantes de Madrid. Ha hecho una brillante campiaña en el extranjero, y regresa á España á consolidar su fama y á percibir dinero. Que es el colmo de la habilidad. Matar dos pájaros de un tiro. Las mujeres que fuman AsTB capricho del refinamiento extranjero ha sido tal veií el que menos aceptación lia tenido entre nuestras mujeres, que, iiiásaficion. ídas á las delicadezas de los bombones que á la nicotina, han enriquecido algunas confiterías, al paso que se han tapado las narices con. su pañuelo perfumado al pasar por la puerta de cualquier estanco. Esto no quiere decir que no haya, y entre la sociedad elevada sobre todo, damas que se den el gusto á solas, en la intimidad de su tapizado boudoir, convertido en fumoir, de consumir con la boquita que los poetas llamarán cascadas de perlas y rubíes, el finísi- Julio Claretib ¿fj üLio Claretie, administrador del Teatro Francé- s, notable periodista, literato famoso, etcétera, etc. se halla en España cuando escribo estas líneas. Alguien ha supuesto qué tal viaje tendría alg una relación con nuestra literatura dramática, conocida la posición de Claretie en FranNada más lejos de eso. Julio Claretie nos visita