Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
HISTORIA SENTIMENTAL Lo cieito eraque se adoraban. Í 5i an los dos muñecos más felices del escaj arate. M era un honrado jwlichinela, natural de Batignoles, y pot lo tanto, francés de pura raza. Ella, alemana, hermosísima rubia, con una. mata de estopa que parecía pelo: de ojos azules que movía por un resorte oculto, con articulaciones mecánicas que eran la envidia de las demás muñecas, y con un hilito de foz que decía con exquisita dulzura po; pá y inamá; que era lo ünico que había conseguido aprender en Espafia y lo único que podía decir hasta que se perfeccionase el mecanismo. llevaban nuestros muñecos en aquel escaparate, entregados á las debelas del amor, sin que nadie se hubiere fijado en ellos, gozando de una felicidad ólo Comparable á la de los seres de carne y hueso cuando son felices, que eso es lo que ignoraban ellos. Siempre que la mano del dependiente abría el escaparate para que el ccmpiadoi escogiera, ellos, pálidos, asustados, huían á esconderse tras la estacién de un ferrocairil con llave, y alli lograban evitar la acción criminal del hombre. El polichinela se ocupaba activamente en aprender el alemán, gracias á la amabilidad de un payaso de la indicada nacionalidad, que tocaba el violin cuando le daban cueida. Veidaderamente, para seres que se aman hay un lenguaje universal que es insustituible, pero nuestro héroe creía dar á su compañera una nueva prueba de i. moi estudiando el idioma de su patria. E l olichinela gozaba de grandes simpatías entre sus compañeros por u caiacter alegre y ligero, carácter marcadamente francés, y aunque la i gí joroba le afeaba algo, él se reía de su misma prominencia y con esto nadie se acordaba, ni mucho menos censuraba aquel defecto físico. S (J 1O un enemigo tenía: un arlequín, mozo guapo, muy prendado de su elegancia y de sus cascabeles, que en vano había cortejado ala muñeca lubia, y con el que habla tenido graves cuestiones, que cesaion merced a una circunstancia casual. ¡Lo compró una señora! La felicidad es breve, y el día tan temido por el polichinela llegó: amaneció u adorada con un cartelito que anunciaba la venta á un precio baratísimo. en seauida encontró comprador en una hermosa niña, que la tomo en sus brazos y la besaba sin notar las lágrimas que de los ojos de la muñeca salían á borbotones. El pobre pohchiuela ya no podia ser dichoso. Le habían arrebatado su única afección. No les hubiera sido lo mismo escoger una muñeca solterona, de las que se habían quedado para vestir arlequines? Cuando se asomo detrás de la luna del escaparate, vio una pequeña mano que le hacia señas. ¡Aquélla era su muñeca! Sus compañeras la querían mucho. ¡También lo sintieron! De la casa de las muñeca era la mas foimal. Ella no iba al Guignol, ni á las cañeras, nada, siempre con su maridito. Toda la noche la pasó el infeliz en vela, pensando en su desgracia, y cuando despuntó el día, no pudiendo resistir al tremendo dolor que le embargaba, cercano, á un naoiJ? miento que había se dirigió tiró al río de cristal que pasaba cerca del portal de Belén. f K. -i