Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
246 BLANCO YNEGRO En los juegos infantiles de los niños no hay novedad alguna. En los coros de las niñas, tampoco hay variedad notable. Algunas modificaciones en el canto de Manibrú, no en la letra, sino en la melodía ó melodía, y tal cual arreglo al francés. La obsesión de las traduciones llega hasta las canciones infantiles, y aunque pocas, suele oírse al gunas veces en el Prado ó en el Retiro y en Recoletos: Mambrú sevat en guerre Pero continúan las representaciones de La viudita, la viudita, La viudita se quiere casar Con el Conde, Conde de Cabra, Conde de Cabra de este lugar. Y las de Me casó mi madre Chiquita y bonita Y continúa también la triste canción: En Cádiz hay una niña, Que Catalina se llama. Por supuesto, esta Catalina no es D. Mariano; como que aquélla era niña hembra, no sé si académica, aun cuando entonces no se usaban, como ahora tampoco, y él, D. Mariano, es académico, pero varón. Por lo demás, En el balcón de Palacio Hay barandillas