Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
JUEGOS INFANTILES Los niños son como las flores: parece que el calor los da á luz. En invierno áisminuye el núníiero de niños. El frío los espanta como á los pajarillos. La primavera los incita y el verano los obliga á echarse á la calle. unos se quedan en los paseos de Madrid. Otros, los más felices, vuelan á las playas ó á los lugares frescos. La verdad es que, á juzgar por el número de niños, no nos amenaza el fia del mundo, como dicen algunas personas mayores. En estos meses de verano recobran los niños su actividad y su alegría. Ellos reanudan, puede decirse, sus juegos, y ellas sus cantares al aire libre. Se nota que hay falta de inventiva en la musa infantil, como en los juegos con que distraen algunas horas. Ellos no aspiran más que á generales ó á toreros. Lo mismo que el año último; igual que los anteriores. Hay especialidades, como siempre, pero nada más. Uno opta por el arma de Infantería; otro, por el generalato- én dos pies. Éste quiere llegar, cueste lo que cueste, á picador de compañeros bravos; aquél, á banderillero de meses meiaores; el otro, á matador de toros infantiles. Tal cual se contenta con ser alguacil para recoger la llave del chiquero. Alguno opta espontáneamente por ser toro. Aspiraciones legitimas y naturales que los padres deben atenuar, cuando menos, si son perjudiciales, ó fomentar si son beneficiosas. Ya sé yo que al que nace para general en dos ó más pies, ó para toro, no hay fuerzas humanas que le separen de su camino. Pero debe intentarlo el padre cariñoso y discreto.