Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
BLANCO Y NEGRO Vi BANDERILLAS Ks la suerte (Jiie sigue á la de varas como el cuerpo á la sombra que dice Ham Ict. YA banderillero puede ser bueno y puede ser malo. También los hay peores. JEi principiópííjBiíJí) de- la suerte es muy sencillo. El íoro no puede ir á la muerte sia preparación. Las varas le Bastigan, las banderillas le redondean. Tamos, que completan la obra. Y pasa el animal á la muerte en el pleno uso de sus facultades mentales nada más. Ganar la oara á os toros. Se dice cuando el banderillero deja pasar la cara y la cabeza, y parea á mansalva dondo puede. Medir los terrenos. Pares al cuarteo. Véase la muestra: Son de mucho peligro, por lo cual están en moda. El chico sale corriendo como para un mandao, en dirección á la posada, y cuando el toro va como para la oficina, ya pasado, le clava el diestro los zarcillos. Para ser banderillero se necesita primeramente dejarse la trenza, porque un torero sin asa, está feo; segundo, restir limpito p ra no regorfer al auditorio; lereero, clavar banderillas en donde oaigan. EL MATADOR Es el principe, el jefe, el personaje de las cuadrillas. Cuanto han perdido los picadores, que hasta don usaban en otros tiempos, lo han ganado los matadores. Para ellos es el dinero, para ellos las palmas y la influencia y las consideraciones sociales. Son la envidia de la clase media y de la clase desheredada y de las clases de adorno. Las obligaciones del matador de toros son múltiples: matar, dirigir, contratarse y lucir. ¡Pero cuánta ciencia necesita para llegar á tan alto puesto! ¡y qué conocimiento del toro I Como si fueran hermanos ambos á dos. Hay toro que pide, según dicen los diestros, morir en las tablas. A mi me ha dicho un toro amigo mío y colocado en una dependencia del Estado, que eso es infundio, porque el toro no pide que le maten, ni en broma. La muleta es para el matador de toros lo que la paleta para el pintor de grandes masas artísticas, ó, lo que es igual, de puertas y ventanas, y fachadas. Lo que el tiento para el pintor de historia ó de novela novelesca. Para pasar de muleta emplean unos la mano izquierda, otros la derecha, otros las dos y alguno las cuatro. En ocasiones, el toro torea al matador. Son resabios del origen de cada uno. Porque hay toros que fueron personas, según el JSvñolero ha conocido, y personas que fueron toros. Se puede matar recibiendo, aguantando, sufriendo, najando, á volapié, al cuarteo, á paso de banderillas, al revolver de una es- quina y con la chispa eléctrica.