Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
r CUENTO BLANQUINEGRO ofeBE la mesa está la cartera; sobre la cartera, un montón de cuartillas; sobre las cuartillas, para que el viento no se las lleve, está el tintero, y en el tintero la tinta, y en la tinta la pluma, y sobre la pluma, la tinta, el tintero, el papel, la cartera y la mesa está el poeta Policarpo Blanco y Negrete, contemplando desde lo alto de las pirámides de su vanidad cuarenta siglos futuros de inmortalidad. Palpitándole el corazón, clava sus ojos en el papel, blanco como su apellido paterno, y en la tinta, negra como el materno y como su suerte. ¿Y cómo no palpitar, si va á lanzar el fíat creador, á poner la primera piedra, el primer verso de la Biada moderna, su monumental y crono- cósmico poema La Humaniada? Por eso, antes de esgrirüir la pluraa y exprimir la mollera, se santigua en el nombre del Padre, que es él mismo, de la Madre, que es su muy cara, es decir, antibarata esposa Úrsula, y de sus seis Espíritus non sánelos, Policarpito, Ursulita, Crlspulito, Brigidita, Tiburcito y Agapita, frutas ellas y frutos ellos, más ó menos maduros, de su conyugal y casi hipostática unión con Úrsula. Y después de santiguarse, exclama con fervorosa devoción: Bendito seas, tintero, y tú, milagrosa tinta, sangre del espíritu, que al recibir entre, tus gotas las divinas chispas de mi genio, hervirás como la magnesia efervescente, y desbordarás y caerás sobre este papel en forma de ideas; y, guiada por la magnética punta de esta pluma, tomarás forma de letras, y las letras se agruparán en palabras, y las palabras se alinearán en versos, y los versos se abrazarán en estrofas, y las estrofas se aliarán en cantos, y los cantos se eternizarán en este inmenso poema que me abrasa el cerebro y me rompe él cráneo, apoplético de inspiración! ¡Oh tintero I ¡Tú serás el teléfono con que hablaré al siglo xxix, y al xxxix, y al LXix, y al xcix, jper omnia sceculaf ¡Por ti, cada una de estas cuartillas se tornará billete de ICO pesetas! ¡Por ti arrojaré por la