Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
228 BLANCO Y NEGRO todo el gusto que requiere la buena presentación de las flores y las plantas, se instalarán los industriales vendedores sobre ornamentales mostradores de mármol. El proyecto es digno del mayor elogio; pero ya verán ustedes como no pasa de proyecto. rroquia, pero ha venido á destruir por completo su primitivo, deslumbrador y alegre carácter. El globo jo me refiero al popular diario de este nombre, sino al globo auténtico en que miss Leona ha realizado la suprema ambición de todos: elevarse sobre el país. Los pocos madrileños que permanecemos siéndolo, sufrimos tortícolis espantosas á fuerza de sostener la cabeza en tensión constante mirando al firmamento por ver á la intrépida aeronauta, y cuando al propio tiempo que nos damos, para curarnos, friegas de aguardiente alcanforado, filosofamos caseramente, no podemos menos de comparar al globo de miss Leona con los hombres que se sobreponen á los demás, porque así lo merecen, y á los Montgolfiers que suben á humo de pajas con el ejército de notabilidades sólo por este humo encumbradas. Y es que hay globos de globos y hombres de liombi- es. Frascuelo E sobrecogió de espanto España entera; osciló la Bolsa; estuvo á punto de hundirse el firmamento; se trastornó la marcha ordinaria del globo... ¡Frascuelo padecía una fiebre tifoidea! Hay entre nosotros pocas personalidades que consigan causar la expectación que este famoso ex matador de toros. Las noticias se sucedieron febrilmente; las listas puestas en su casa se llenaron de firmas; el pánico que reinó durante unos días fué indescriptible. Frascuelo se encuentra ya restablecido y con la satisfacción de poder servir del punto de apoyo que Arquímedes pedía para mover el mundo. Los Tbotijos San Cayetano NA de las barriadas más clásicas de Madrid y una de las verbenas más conformes con eso clasicismo, han sido hasta hoy las que con San Cayetano se relacionan. Pero los tiempos cambian, y lo que empezó- por ser jolgorio eminentemente populachero, exornado con medias copas de aguardiente, rajas de sandía y puñaladas á discreción, ha venido á ser este año fiesta con sus puntas y ribetes de aristocrática, ¡con kermesse y todo! San Cayetano ha presenciado las bodas de las cigarreras más rumbosas y los bautizos de sus hijos; sucedió en simpatías á San Millán, y desde qnc e ste se quedó sin templo, al de la calle de Embajadores ha acudido la generación sucesora de los chisperos y manólas de los tiempos goyescos. La kermesse de la verbena de San Cayetano habrá podido proporcionar beneficios á los pobres de la pa ESDE los botijos regios que liacen el camino de Madrid á San Sebastián y de San Sebastián á Madrid, conduciendo á aquellas salutíferas playas nuestra agua de la tan acreditada fuente del Berro, hasta el. botijo que se coloca en el marco de la pobre guardilla junto á los tiestos de albahaca, la larga serie de botijos que nos rodea es, hoy por hoy, el objetivo constante de los madrileños. Primo hermano del abanico y ariente no menos próximo del azucarillo, el botijo juega un papel importante entre nosotros. ¿Cómo podríamos sin él vivir? El botijo forma parte integrante de nuestra naturaleza, y en verano la sostiene y consuela haciéndola pensar en felicidades árticas. El botijo, pues, es el polo Norte del comedor. Traslado á Ortega Munilla. CARLOS O S S O R I O Y GALLABDÜ.