Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
n A mm HELADOS El hado fatal me obliga á escribir, y con gusto lo haré por ser de helado de lo que voy á tratar, como si el recuerdo solo refrescara la atmósfera en que me ahogo. Bombe de café blanco. ¿Cuál de vosotras, elegantes lectoras, no ha traído al volver alguna vez de París, como recuerdo del comedor del Grand Hotel, el precioso menú que os han servido? Allí encontráis siempre la Bombe de glacé. Es nuestro queso helado, pero más helado, más duro. Para hacer éste, tomad por tres cuartillos de leche un kilo de azúcar muy blanca, que diluís en ella. Con 100 gramos de café ligeramente tostado haced en un pedazo de tela de hilo una muñequilla que coceréis en la leche, meneándola con una cuchara de porcelana ó de madera. Cuando esté fría, sacad la muñequilla y verted la leche en la heladora; á pocas vueltas empieza á tomar consistencia; agregad entonces cuatro claras de huevo batidas á punto de nieve y que un criado continúe dando vueltas al manubrio durante media hora. Crema de melocotones. Es la más delicada de las cremas y requiere mucho esmero. Se pone á hervir medio cuartillo de leche, y removiéndola se le agrega medio kilo de azúcar. Se quita del fuego, y sin dejar de cocer se le va añadiendo otro medio cuartillo de leche fría. Se tienen ya prensados, después de pelados, medio kilo de melocotones. Cuando la leche empieza á estar helada, se mezcla rápidamente á ella el jugo de los melocotones y se mueve rápidamente durante cinco minutos. Procúrese que no espese, para que no se quede... cortado de vergüenza. Helado de melón. De saber escogerlo depende el sabor. ¡Andan por esos raundos tantos insípidos, incoloros, inútiles y que se creen eminencias! Buscad para este helado un melón de cascara blanca, porque suelen ser de un hermoso color, que hace más agradable á la vista este delicado postre. Prensadlo y pasad su jugo por una servilleta para que no le queden fibrinas. Pesad este líquido y inezcladlo con otro peso igual de almíbar. Ponedlo en la heladora; dad vueltas al manubrio durante veinte minutos; descubridlo, y si está duro, volved á taparlo hasta el momento de servirlo. GOÜRMET.