Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
212 BLANCO Y NEGRO En interés de todos debía estar el que actores del valimiento de Sáncliez de Castilla no perdieran lejos de los teatros madrileños la fama que en ellos lian conquistado legítima y brillantemente. María Guerrero N telegrama de París nos lia venido á dar una mala noticia. La espiritual María Guerrero, una de las poquísimas realidades escénicas que lian quedado después de retiradas la Boldún y la Mendoza Tenorio, elige jjor marco de sus talentos y gracias los escenarios de París. La decadencia teatral, de que tanto se liabla y tan poco se procura remediar, sufre, pues, un nuevo avance en su progreso desconsolador. María Guerrero, desempeñando con igual acierto los papeles de las producciones de género más encontrado es la actriz que verdaderamente reclaman el gusto del público y el teatro modernos. Ahora nos abandona; su sustitución es algo difícil; la capital francesa tendrá, una nueva estrella, y España se queda sin la única que tenía. deshancarse mutuamente, tampoco debe haberle que haga sufrir á una población como San Sebastián las consecuencias de rectitudes que muchas veces no lo parecen. Las carreras de caballos, de velocípedos, y actualmente los partidos de pelota dan ocasión, tolerada y consentida, para que se entreguen al azar grandes sumas, y no obstante nadie se ha preocupado del incremento que ha tomado esta nueva fase del juego. Y ¿lo será menos que la ruleta, el bacarrat ó el monte? La equidad es necesaria, y, ó nadie juega á nada en toda España, (cuya solución agradecerán grandemente los franceses) ó debe perseguirse de tal modo que no nos quede una baraja para hacer juegos de manos. Por lo que de juego tienen. Literatura de verano KTRB los diferentes géneros que señala la rcforica, echo de menos el que la prensa diaria cultiva durante los meses que atravesamos. La literatura veraniega es, ante y sobre todo, eminentemente personal. Hay familias que sólo porque de ellas hablen los periódicos hacen el correspondiente viajecito, y una vez conseguido su objeto, regresan con la vanidad de un Napoleón después do sus batallas. En verano, las columnas de los diarios se llenan de nombres de gente que sale, ha salido ó piensa salir de la corte; de detalles de la vida que hacen por la playa ó los establecimientos balnearios; de las bodas que en ellos se conciertan y délos conciertos que en ellos se realizan. ¿Quién dijo penas? La Arcadia no es país más dichoso que España, á juzgar por o que nos dicen los literatos estivales. Para ser cronista veraniego se necesitan condiciones especiallsimás, sobre todo la de descubridor. Hay alguno que se juzga un nuevo Colón cuando llega á una playa que visita por primera vez. El poema del verano comienza en el baúl del equipaje, sigue en el tren expreso, continúa en las arenas de la playa, prosigue en la excursioneita á Francia, y termina en el Monte de Piedad. CARLOS O S S O R I O Y GALLARDO. El juego jtJKCA co i más fundamento puede decirse do cuestión alguna que se halla sobre el tapete. Los partes, comunicaciones, órdenes, dimes y diretes que acerca de la cuestión del juego en San Sebastián ha circulado el Gobierno, están dando bastante juego, por donde se deduce que incurre en lo mismo que quiere prohibir en la actual corte de lo que fué un día las Españas. Su rival, la coquetona playa de Biarritz, parece que sonríe con satisfacción al ver las desigualdades con que se trata á los diferentes puntos de la península, precisamente en época que estos desequilibrios vienen á redundar en contra de nosotros mismos. ¿Quién duda que no es lícito jugar? ¿Pero quién duda tampoco que no es lícito tolerar el juego en unos sitios y en otros perseguirle? El espíritu de igualdad se impone y si no hay juez que so atreva á molestar á los socios de los elegantes círculos madrileños, cuando se liallan ocupados en