Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
CANTARES i risiones de mi desgrac; a, lío me soltéis, que me muorO; Sus brazos son los grilletes. Sus ojos los carceleros. Noche obscura, tú en la reja, ir al pie de la reja yo; Las ostrellitas del ciclo ilirándonos á los dos. Te he querido demasiado, Xo Ta á perdonarte Dios T. o que yo te he perdonado. Azules eran los ojos Que me miraban á mi. ¡Cómo se fueron cerrando Para no volverse á abrir! La casa de mi cariño Tiene un nido en el portal, ¡Y las golondrinas vienen Y las golondrinas van JOSÉ BRISSA. Aunque á dos miren mis ojos, A una quiero nada más; E l corazón no es más que uno, Y los ojoT son un par. Xo me dan miedo los muertos Como te hacen compañía, Los creo mis compañeros 1 A unas tierrasmuy lejanas I remos á vivir solos, Donde no vea más gente Que las niñas de tus ojos. No me digas que me quieres Si el día que yo me muera Tú conmigo no te mueres! Dn la tumba de una madre No hay una flor que se seque Mientras le viva su hijo Qne con lágrimas la riegue. P. L, Me miraste, te mii- é; Ni una palabra cruzamos, Y qué cosas nos dijimos Solamente con mirarnos! Lo que tu palabra niega, Luego tus ojos me otorgan; Dile á tus ojos que callen, O deja hablar á taboca. E M I L I O GUTIBKEEZ GAMERO. Amar y no sentir celos. Es amar con frialdad. EDGAKD POE. La alegría del alma, Dulce y tranquila. Una vez solamente Brota en la vida; Y cuando pasa, Sólo el grato recuerdo Deja eu el alma, Con la piedra de toque Se prueba el oro: Con el oro se prueban r. os hombres todos. Si huyó el amor de tu pecho No esperes que vuelva ya; Pues cuando el nido se enfria. Busca el pájaro otro hogar. RICARDO SOTO. Al pie de un árbol sin fruto Me puse á considerar Qué pocos amigos tiene Kl que no tiene qué dar. Que no tengo corazón Me dices á todas horas. ¡1 eres la que me lo dices Siendo la que me lo robas! Pone junto á su tesoro Su corazón el avaro Ya sabes por qué yo tengo El mío en el camposanto. Te busco y te alejas. Te llamo y no vienes ¡Adiós, ilusiones, adiós, alegrías. Adiós para siempre! eos PEBÁMIEÍTOS DÜ VARIOS AtTOllES. MOLIERE. De niño aprendí á querer; Queriendo aprendí á llorar; Llorando llegué á aprender Que al fin se aprende á olvidar, FEDERICO DE SANCHO. Los celos son al amor Lo que la chispa al volcán: