Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Los billetes del Banco o que pudo ser tragedia ha terminado en saínete. Nuestro temperamento meridional transformó en chistes serias resoluciones, y quien haya pasado, por la Eiberade Curtidores, habrá leído: Se peinan mujeres á 20 céntimos. -Se admiten billetes. J Un horchatero ambulante, haciendo pendant con el recibito municipal del flamante impuesto, llevaba el cartel siguiente: Se bende orckata: 10 ce ntimos vaso. No se admiten billetes. Un panadero anunció que no admitía billetes falsos, y una verdulera que aceptaba billetes hasta de teatros. Hubo unas horas en que la conversación acerca del papel moneda fué la culminante. Ya nadie se acuerda de tal cosa. adquiriendo, por la facilidad con que se prodigan, la relativa importancia que tienen las grandes cruces. en España, la Legión de Honor en Francia y los títulos nobiliarios en Italia. Madrid, siguiendo por este camino, resultará un museo al aire libre, que pregonará el genio artístico español y se le comparará á las familias que, no teniendo dinero para comer, se gastan en bibelots lo poco que reúnen á fuerza de privaciones. Un fusilamiento i N medio de las alegrías de la estación del sol, una nota lúgubre ha venido á manifestar el contraste eterno de la vida. Unos amores inspiraron un crimen, y su autor, cabo del ejército, después de sufrir la sumaria relámpago, propia de los procedimientos militares, ha expiado su delito en Vicálvaro á los tiros certeros de sus hermanos de armas. El espectáculo de un fusilamiento, en medio de sus lobregueces tiene cierta grandeza de que carecen las ejecuciones vulgares. El cuadro de soldados será siempre más noble que el verdugo, y el campo más honroso que el patíbulo. ¡Que Dios haya recogido el alma del que encontró la muerte en lo que tantos otros hallan la felicidad! Delirios escultóricos jorf había de dar por otra cosa, más vale que sea por llenar de estatuas las poblaciones de España. Antes la inauguración de una causaba efeméride; hoy son tantas las que se erigen, que sería cosa de nunca acabar si cada una de ellas se solemnizara con la pompa y el aparato debidos. El año último se inauguraron cinco 6 seis. En la actualidad no se proyectan más que las siguientes á las siguientes personas: A D. Alvaro de Bazán, á Quevedo, á JovcUanos, á la reina Cristina, á Moreno y á Oassola, sin contar con las levantadas recientemente á Ruiz en Madrid, á Jovellanos en Gijón y al rey D. Jaime en Valencia. No hay individuo que no proponga á la corporación, á la sociedad ó al barrio que pertenezca, la estatuita correspondiente. ¿En honra de quién? Eso es lo de menos. Asi como así, esto de las estatuas va Las Cortes I O O muere una niña anémica, por consunción M ha muerto el primer períodf de la legislatura. El diputado novel que juró el cargo lleno de ilusiones, repleto de esperanzas parlamentarias pictórico de elocuencia, se encuentra col: licencia temporal sin haber realizado ninguna do sus aspiraciones; el distrito le recibe con fuegos artificiales, pero sin ese fuego que brota del entusiasmo por los beneficios que se alcanzan; el verano pasa entre banquetesy- promesas, y luego... vuelta