Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
CARTA DE UN Á s u PRIMO DIPUTADO SORDO VENTURITA T (iLi e f Mi querido Venturita: Hoy, que por ser día festivo, no tengo que ir á los Ministerios á pedir lo que me piden esos electores, que no parece sino que á todos les lia hecho la boca un fraile, y ya me voy hartando de que me pidan y de pedir yo lo que me piden, te escribo estas cuatro letras para decirte cómo lo paso en este Madrid, tan distinto del que conocí hace treinta años, cuando vine con mi padre (q. s. g. h. á que me hicieran la operación en el oído, con lo que dejé de oir lo poco que antes oía. Continúo en la misma casa de huéspedes de la calle del Desengaño, y he dejado de comer con los demás, porque no puedes figurarte lo que me mortificaba estar allí solo, en medio de tanta gente, que gesticulaba, hablaba y reía á carcajadas durante el almuerzo y la comida, reducido al triste papel de mirar á unos y otros estúpidamente, aprobando, para disimular mi sordera, con inclinaciones de cabeza lo que decían mis colegas de mesa, y yo no entendía. Y, asi Dios confunda al médico es e ciaKsia que hace treinta años me convirtió en un poste, creo que alguna vez me ha sucedido aprobar una atrocidad que uno de ellos diría, en desdoro mío, burlándose de mi desgracia. Ahora como solo; y ¡Dor cierto que me sirve la misma sobrina de la patrona: una muchacha primorosa, con unas manos tan blancas y unos brazos tan redonditos, y un talle tan bien dibujado, que la contemplación de obra tan acabada de la naturaleza, me produce un placer muy intenso, y creo que hasta me abre el petito. Excuso decirte, porque eres discreto, que no leas este párrafo á tu prima, pues aunque mi mujer nunca dio en celosa, puede que no le gustara el elogio que hago de esta gentil sobrina de mi patrona. Ella se ríe mucho cuando yo la digo cosas, y puede que se burle también de mí, y, si á mano viene, me llame viejo verde y tío Lila, pero como no la oigo, no importa Su risa, aunque sea de burla, es un encanto para mí; y aquellos dientes menuditos, tan juntos y tan blancos, y aquellos labios de púrpura Tú que eres conocedor del bello sexo bello, porque también hay bello sexo feo, imaginarás el efecto que produce en mí la presencia de un ser tan adoratfle Por cierto que ayer me dio un bofetón; y puedo asegurarte que le hubiera agradecido que repitiera y me hubiese dado una cachetina atroz. Lo mejor será que rompas esta carta, Venturita, luego que la leas. Y vamos á otro punto, Al Congreso voy todas las tardes con la mayor puntualidad y devoción, porque estos cargos se deben tomar para cumplir bien. No puedo enterarme de loque se trata en la sesión hast: a que lo