Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
148 BLANCO Y NEGRO 3 fué una manifestación de las simpatías que el talento de Benlliure lia inspirado á militares y paisanos. Para que allí hasta el más pequeño detalle estuviera íntimamente ligado con el arte, el menú era un primoroso trabajo debido á nuestro compañero Romea, elogio que no puede molestarle, por que antes los recibió de cuantos concurrieron al banquete. Benlliure debe ser un hombre completamente dichoso. ¿A qué más puede aspirar un mortal que á tener talento y á que se le reconozcan? modificado la naturaleza de nuestros clásicos Circos. I; a competencia que se hacen el de Price y el de Colón, viene á redundar en beneficio del público, que se encuentra, sin moverse de su asiento, refrescado por unos cuantos litros de agua y entretenido con la presencia de preciosas bañistas. Su único hijo si se titula la última producción literaria del crítico profesor de láT LTniversidad ovetense Leopoldo Alas. El autor de La Regenta es de las personalidades literarias más discutidas en nuestro tiempo, y tengo por seguro que la novela titulada Su único hijo va á pagar muchos de los vidrios rotos por su creador, como sucede injustamente uuiy á menudo. Clarín tiene tantos enemigos, por lo menos, como admiradores, y sus obras, por esta misma razón, son de las que no pueden caer en la indiferencia, que es la más humillante de las críticas. El 7 de Julio ITJANDO llega el 7 de Julio, perlas calles de Madrid circulan unos cuantos restos de instituciones olvidadas, vestidos con estrafalarios uniformes, que se dirigen con paso vacilante, por los años, á la calle que en conmemoración de aquella fecha patriótica lleva la misma por rótulo; el arco de piedra que separa á la plaza de la Constitución de la calle Mayor, se llena de coronas de laurel y colgaduras de los colores nacionales; los milicianos veteranos celebran su fiesta religiosa por el eterno descanso de los que perecieron en la contienda, y al ver semejantes demostraciones de orgullo bélico hay quien dice entusiasmado: ¡Aun hay patria, Veremundo! Desde que en 1822 la Guardia Real se insurreccionó contra el sistema constitucional jurado en Cádiz diez años antes, los restos que de aquella milicia quedaron han ido desapareciendo. Sin embargo, alguno debe subsistir decrépito y. olvidado, porque con ellos está sucediendo lo que ocurre con los héroes de Trafalgar: que todos los años muere el último. 3 S sobre O s decir, que está ya próxima la liquidación social. Cuando la temperatura se eleva del modo y manera que tan sin compasión lo viene haciendo desde hace unos cuantos días, la naturaleza humana se trastorna, la sangre hierve y el número de las peripecias y catástrofes que á diario nos relatan los periódicos, viene á alcanzar una cifra aterradora. Suicidios asesinatos duelos ¡Madrid está que arde! Todo lo puede el amor, dicen en La pata de cabra, y ahora se añade que todo lo disculpa una temperatura de 82 sobre 0. El calor ha sido uno de los temas obligados en todos los versos para abanicos, y el calor de las pasiones la comparación poética de la que más se lia abusado y por la que más tonterías se han dicho. Hablar del calor es lo más común y usado cuando en una visita de etiqueta no hay otro asunto más grave de que tratar, y el calor disculpa muchas veces lo que en otra época no sería disculpable. Acalorarse es la cosa más corriente del mundo, y contra semejante predisposición no hay más remedio que tragar saliva. O tener sangre do horchata. El agua ÍON cuánta envidia miramos los que no vemos en perspectiva la posibilidad de zambullirnos en el mar, las pantomimas acuáticas de los Circos 1 El agua juega un papel importautisimo en nuestra vida, digan lo que quieran los aficionados al vino. La hidroterapia se ha impuesto en todas sus manifestaciones, y si se compara el agua que el Madrid de hoy consume al día con ¡a que gastaba en un año el Madrid de las juventudes de Mesonero Romanos, no podemos menos de reproducir el aplauso general con que fué saludada, en el reinado de Isabel I I la inauguración del Canal de Lozoya. El agua ha cambiado la fisonomía y aspecto de la Corte más que el gas y los tranvías, y hasta ha ly r-