Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
EL ENTIERRO DEL BATURRO (CUENTO I ABAGONES) i- i 6 A rii I s M Murió un señor poderoso, Y en seguida sus parientes Dispusieron diligentes ü n entierro suntuoso. Mandaron muclios criados; Una carroza, tirada Por seis caballos, cuajada De moldaras y dorados; Sobre la caja tendidas, Treinta ¿cuarenta coronas; Delante, muchas personas Van con haclias encendidas, Y detrás, muclios carruajes, I f t 1 1 iW í En larga fila formados. Donde van los invitados Vistiendo negros ropajes. Lo rico de la carroza, Tanta luz, tanto blasón, Logró llamar la atención Popular en Zaragoza. Dos baturros que allí estaban Viendo el fúnebre cortejo, Con arrugado entrecejo Asombrados se miraban. De repente exclamó el uno: ¡Ya tendrá dinero el tío! ¡Qué entierro, apuesto que el mió S o será como e ste, Bruno! ¡Válgame la Pilarica! ¡Otraj ya se ve que no! Tú tendrás de ü, eomo yo, Drento de una carretica. Quedó el primero mirando A su amigo y dijo: ¡Sos! ¡Carretica! ¡Otra qué Dios! ¡Como no vayas andando! u iJ lAAÁAA Í. S AjCkXiA