Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
BLANCO en medio, animal! ¡Me ha visto al subir al coche, y se ha sonreído! Pero ¿y el ramo? ¿Irá Pura al Eetiro como todas las tardes? Me marcho al Parque Pues señor, no lo entiendo Cada vez que me mira se sonríe, y sin embargo, no se ha asomado ni ha echado por el balcón la rosa en señal de que aceptaba la cita y de que contestaría, como yo la indicaba en mi billete Empiezan á encender los faroles Hay que largarse á comer, para no infundir sospechas á aquella santa Y NEGRO 137 IV. ¿Qué es eso? ¿Qué te ocurre? ¿Estás mala? No, no eres sincera Te pasa algo, tienes los párpados encendidos ¡Dios mío, tu mano arde! ¡Lola, Lola, por la Virgen! ¿Lloras? ¿Por qué esas lágrimas? ¿Has ÍS- perdido ya la contíanza en tu marido? ¡Jesús! jEl ramo de rosas! ¡El de Pura! ¡Aquí! ¡Yo me vuelvo loco! Pero ¿qué ha sucedido? ¿Que lo trajo la florista con una tarjeta mía? A ver ¡Justo! Me he equivocado y en vez de darle á Juanita la tarjeta de esa mujer, la he largado una con mis señas ¡Maldita í chifladura! ¡Cómo iba aechar la otra la rosa por el balcón! ¡Lola, Lola, no trato de negar el delito ni de disculparme! Soy un criminal, un iluso que despreciaba la verdadera dicha, olvidándome de que tengo un ángel á mi lado; pero perdóname Bajo mi palabra te juro que mi corazón no ha dejado de pertenecerte Esto ha sido sólo un deseo fugaz, un capricho bien castigado por la suerte ¿Me miras? ¿No me maldices? I Bendita seas! V. ¿Qué haces ahí parado? -Lo que todos los años En cuanto este kiosco se llena de flores, vengo aquí á gritar bajito: ¡Mueran las rosas! ¿Tanto las odias? -Como que me pudieron costar la felicidad