Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
COSAS DE TEATRO IL PRIMO DONNO No es solamente erconsorte de la diva italiana: hoy se llama primo donno á todo marido de artista (ya sea de ópera, de zarzuela ó de verso) que se ha casado con el digno propósito de vivir á costa de la señora. El marido de este mi cuento, lo es de una tiple de zarzuela. Corso de nacimiento y- con nacionalidad española de- cuarta clase, habla correctamente el castellano; pero en ocasiones hace como que no lo entiende. Después de haber sido diputado de la mayoría y gobernador civil, cayó en lá cuenta de que la política es un oficio bajo, y de que él podía y debía aspirar á más decoiosa posición. El arte le tiraba; pero no teniendo temperamento artístico de ninguna clase, decidióse á entrar en el templo y oficiar en clase de consorte, sin perjuicio de convertirse en cómplice, si llegaba el caso, como llegó, y verá el que leyere. En este momento la tiple se está vistiendo para la cuarta función, y tiene cerrada la puerta de su cuarto. Marcos, que así se llama el corso, hace el oficio de doncella y viste á su mujer, aunque en la ocasión presente más bien pudiera decirse que la desnuda, porque Filomena (la tiple) ha de transformarse en medio de la escena en ondina saliendo del lago rumoroso Al penetrar nuestras miradas indiscretas en el cuarto de la tiple, ésta se encuentra j a casi vestida- -digámoslo así- -frente á un espejo que la reproduce de pies á cabeza. -Marcos- -dice Filomena, encarándose con su marido- -cada día eres más imbécil. El relleno de esta pantorrilla se nota demasiado, y en esta curva hay una arruga que se va á ver desde el paraíso- -No te incomodes por eso- -contesta él humildemente: -íe e Os tiempo; hay una pieza de por medio; no trabajamos en la tercera- ¿Y voy á estar encerrada toda la noche, teniendo que recibir á nuestros amigos? En este momento siienan dos golpecitos en la puerta, y una voz melosa pregunta: Se puede? -Dentro de un poquito- -contesta ella. -Antes de dos minutos- -agrega el corso. ¿Cómo? ¿Hay un hombre en su cuarto de usted? -No es un hombre; es mi marido- -se apresura á decir Filomena. Desvanecida la arruga, arregladaJ ropomonalmente la pantorrilla, y colocado el traje encubridor, ábrese la puerta del cuarto y entra el caballero de los dos golpecitos; estrecha con efusión, y con retención las manos de la tiple, saluda á Marcos con una ligera inclinación de cabeza, se recuesta en una butaca, cruza familiarmente una pierna sobre la otra, y principia á echar por aquella boca Y echa requiebros, epigramas, frases de doble sentido, cuentecillos verdes- -todo ello