Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
BLANCO Y NEGRO 123 ¿Me lo juras? -Por esa luna que nos filumbía y que es testigo de nuestra felicidad... -Gracias, Agustín, -Yo te lo prometo Un invierno, cuando bien se quiere, pasa pronto Este aiio acabo... tos recuerdos son una espuela de la esperanza... Estudiaré mucho para revalidarme al concluir el curso; cuando vuelva, vendré hecho un médico; tomo un partido y nos casamos- ¡Píos te oiga! ¡Qué! bueno eres, y cómo me amas, Agustín! Dime. nos escribiremos á menudo Un día si y otro no... ¿Te parece? Todos los díaá, mi bien... Las cartas llegan al pueblo al anochecer En vez de esperarme á mí en el balcón, aguardarás al tío Luis, el correo, á la puerta de tu casa... Te aseguro que- no te acostarás ninguna ¿oche sin que vengan á decirte cuatro letras mías que no te olvido- -Te creo, Agustín, y en medio de mi pena porque te vas, me quedo resignada y tranquila Yo te contestaré en seguida... al día siguiente. -Dios te lo pague, mi vida... ¿Me quieres mucho? G o n locura ¿Me querrás siempre? ¡Siempre! 111. ¡Dame lumbre! ¡Bah! ¡Un entretenimiento de pueblo! ¡Cosas de los veinte años! ¿A que no sabes tú por quién la juré fidelidad eterna? Por la luna, testigo de nuestras ciías, La pobre era una inocente y se lo creyó Esas pasiones de la adolescencia son así, amores de la luna, que dan luz al corazón, pero no calor Eomanticismo eterno, chico Calcúlate yo, uno de los médicos de moda, con mi fama de antropólogo, ir á casanne con una palurda ¡Y te aseguro que lo siento! ¡Qué mal tiran tus cigarros! No he vuelto por mi tierra Apenas licenciado, obtuve la cátedra por oposición y me establecí de hecho en Madrid Yo sí, no digo que no me entregaré algún día; pero será cuando encuentre una novia rica con buenas monedas de cinco duros. IV. Madre, la enredadera tiene más suerte que yo; todos los años vuelven stis golondrinas ¿Quién había de sospechar una traición tan grande? Sí, ya sé que el médico me ha prohibido el relente... ¡De todas maneras! Déjame un rato en el balcón... r. La luna sal Ella continúa siéndome fiel ¡Si supieras qué dulce alivio siento cuando la veo! Se me figura que va él á venir, ¡Bendita sea la luna! f fej