Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Cuando el Señor creo la tierra de la nada y sacó de la tierra todos los vivientes, el planeta estaba inmóvil en el espacio; y en aquel mundo tranquilo, los hombres y los animales morían de vejez. Satanás estaba furioso con aquel sosiego, y convocó á sus espíritus para que aquello terminara. ¡Satanás- -le dijo el arcángel Gabriel- -todo lo que intentes para destruir la tierra se convertirá en un juego de mucliachos! El Ángel Caído, en su soberbia, no hizo caso del consejo y dijo á los diablos -Es preciso que destruyamos ese planeta proponed medios. ¿Sabéis lo que dolería más en los cielos? Qae destruyeran la tierra sus propias criaturas- -dijo un demonio colorado. -Es verdad; pero ¿quie n de ellas será capaz de matar á su madre? ¿No has reparado en una que se arrastra por los suelos? -Tienes razón: propongamos el asesinato á la culebra. ¿Qué la ofreceremos? -Aquello de que carezca. Satanás volvió á la tierra, dio un silbido, y todas las culebras del mun i salieron de sus antros arrastrándose y escncharon al demonio. ¿Queréis tener piernas como los hombres y como los cuadrúpedos? ¡Si, si! -silbaron á un tiempo todos los reptiles. -Queremos an I.i y no arrastrarnos. -Pues cójase cada cual á la cola de una amiga, y rodead la tierra y oprimidla hasta que cruja y se deshaga. Trescientos millones de culebras, formando cadena, rodearon á la tierra dándola siete vueltas y apretándola á la vez con todos sus anillos. La tierra, que estaba tierna todavía, se retorció de dolor y empezó á llenarse d 3 grietas, por las cuales se despeñaron las aguas, y á formar jorobas en las que se refugiaron los vivientes. Gabriel apareció y dijo á los reptiles -No os soltéis, y apretad firme. Y cuando estuvieron más tirantes, tomó el cordón de culebras por el cabo, y dando un tirón puso en libertad á la tierra, que salió dando vueltas por su órbita, mientras él blandía en el espacio el cable de repti es, que tenía 50.000 leguas de largo, y perseguía á los demonios sacudiéndoles con él. ¿JSTO te dije qne todo se convertiría en un juguete? -dijo el Ángel á Satanás. -Has inventado el peón y el látigo. Mira cómo se divierten cotí tu invención, los muchachos de la tierra. V- i jt- í, -i (X. Suj- i. 3 l ai- -y- xr