Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MENSAJES ¿Quieres que cese nuestra muda aitsencia? ¡Hagamos Hagamos de la luz nuestras un- diálogo del día; De la noche una ¡Salud! -dirá carta. palabras! la aurora que se enciende. ¡Adiós! -dirá la tarde que se apaga: Yo en cada estrella escribiré RECUERDO Lee tú ESPERANZA. Mezclemos la oración con el crepúsculo; Con la aurora los besos y las lágrimas, ¡Y asi, con el idioma de los astros, Se hablarán nuestras almas! BECQUERIANA Saqué de la capa Tres duros de empeño. Tomé calle abajo Con aire resuelto. Me metí en u n círculo Be esos de recreo, T al cuarto del crimen Me marché derecho. TJn tapete verde, Luz d e dos mecheros. Caras contraidas... Vamos, resumiendo, U n a tentadora P a r t i d a de juego. U n siete y un cuatro Tiraba el banquero, Y al ver aquel siete Me dio como u n vuelco. Saco Io3 tres duros Con estos tres dedos, Y sobre el tapete Bodando los echo. Al siete va todo. Y en aquel momento Dije entristecido Mirando hacia el techo: ¡Dios mío, ese cuatro MG va á dar el quiebro! 3 Á t i r a r las cartas Empieza el banquero, Y sale u n a sota, Y un caballo luego, Y el cinco de espadas, Y el as ¡y el infierno! P o r fin sale u n cuatro ¡Sin sangre me quedo! Bajo la escalera Echando veneno, Kompo dos cristales, Me chilla el portero, Le atizo u n cachete, Me araña en el cuello, Salgo de estampía, Me insulta u n cochero. Derribo á u n a vieja, Me ladran los perros. Me siguen los chicos Y se arma u n tiberio. Aqui me estaciono, De aqui no me muevo. ¿Pasará, un amigo? ¿Llevará dinero? i Aquél es Martinezl ¡Nada, lo atravieso! Al doblar la esquina Le salgo al encuentro. ¡Dios mío, tú, sabes Que estoy sin u n céntimo! AXGEL DE LA GrUABDIA