Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
BLANCO Y NEGRO 59 y le dio con la puerta en las narices. El tío Pobreza, sin desconcertarse, se fué derechito á la portería del Pargatorio. Llama, y segunda decepción. El portero, después de ejcaminar los méritos del pretendiente, le dijo poco más ó menos: -Amiguito, tus pecados son demasiado graves para que puedas entrar aquí. Y le dio con la puerta en las narices. -Entonces el tío Pobreza, sietnpre acompañado del perrillo, se dirigid siu Taoiíar á la entrada del Infierno. Da el Cancerbero el ladrido de alarma, acuden los demonios á ver lo que ocurría, y al ver al herrero gritan todos en coro: ¡No! ¡aquí no te queremos! ¡El que no te conozca, que te compre! Y he aquí por qué Pobreza y Miseria se volvieron á este desdichado inundo, por donde vagan y vagarán hasta la consumación de los siglos. 3 GACETILLAS Todas las noches se arregla el mundo en la tertulia de D. Próspero el boticario, hombre de ideas avanzadas. Sostenía éste la justicia de que se repartiesen á prorrata las ganancias de cada industria entre los que contribuyen á la producción. -Todos los que llevan á ella las materias y el trabajo indispensables, deben ser accionistas- -decía. -Bueno- -le contestó un fabricante que le hacía la contra; -pero si se realizase tu teoría, ¿sabes, Próspero, quién sería el principal accionista en tu farmacia? ¿Quién? -El aguador. Hermanos míos- -exclamaba en el pulpito un predicador- -huid de los saraos, huid de los paseos y teatros, donde las mujeres excitan las pasiones con todos los artificios del demonio. Vedlas aquí mismo, con trajes provocadores y lascivos, y ved en sus miradas todo el fuego del infierno. Pero no las miréis si no queréis condenaros; y si las miráis, hermanos míos... ¡sálvese quien pueda! Doña Juana. es una señora de bastante edad, k quien molesta la indiferencia de su esposo. La doncella, de acuerdo con su ama, trata de dar celos al marido. ¡Señor! ¡Señor! -le d i c e s i entra usted ahora mismo, sorprenderá á mi ama quemando unos papeles. -Comprendo lo que será- -respondió el señor con mucha calma- -estará quemando su partida de bautismo. Josí: F E R N Á N D E Z BREMÓN.