Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
UN P O C O DE T O D O Salto de caballo por m. M A R Z A L CANTAR EN ACCIÓN, por A. PONS JEROGLIFICO S 5 ¡S A 1 8 S mu- ¿s que é- sa es- -ca, ¡1? S- tá -3 er a ü? -ti- a y su a S S? -mnn -fá á í? Ss ha- JO ft S? que 00- áS %l a ss s ÍS S? -lia cuse a- ff ti? a s? 5 SS rar ¿A qué cantar popul ar de cuatro versos corresponde el presente grabado? hi- ¿8? 8 íf- co con íi Don S? ff a so- po- í? II 53 s -les fí M 6- ¿f íü -ma- FRASE HECHA CHARADA, por M. MARZAL -re e- S -m- 4 lo s S 3 qiiie -mé- S? ca. 42 Si -ti- 5 íff -da Una dos cuarta, Pilar A tercia segunda dos En la todo, quiera Dios Que no tenga que llorar. LAS SOLUCIONES SE PUBLICARÁN EN EL NÚMBEO PKOXIMO. Son numerosas las reclamaciones que recibimos de provincias, por no llegar á manos de los interesados los números que religiosamente les hemos servido. Sépalo el público en general y nuestros snscritores en particular, ü a Administración de B A C LNO Y N G O cumple sus compromisos ER en toda regla. Si algunos empleados de correos no hacen lo mismo, tampoco es suya la culpa, sino de quien no los vigila y los castiga como se merecen. Descansando sobre sus cubas estaban en el portal dos aguadores. ¡Qué sabius son lus médicus! ¿Cómu averiguarán la hora de murirse lus enfermus? -Calla brutu; ¿no han de saberlu, si son ellus lus que les matan? Ya que está de moda la ciencia recreativa, he aquí un curioso y fácil experimentó: En una fuente ó plato llano se coloca boca abajo una copa de cristal, y al lado de ésta una moneda cualquiera, y se vierte agua en el plato hasta cubrir dicha moneda. Para retirar la moneda sin mojarse, se corta una redondelita de corcho, se ponen sobre ella unos pedacitos de cerilla encendidos, y se colocan debajo de la copa. En cuanto los pedacitos de cerilla se consumen, el agua del plato sube á refugiarse dentro de la copa, y entonces se puede retirar la moneda sin mojarse los dedos. El volcán escupe la lava, el Océano la espuma, y el hombre el dolor. Todo hombre que ve la luz, la adora. El presente, por risueño que parezca, está atacado siempre de una enfermedad incurable el porvenir. No haber socorrido ninguna miseria, esa es la verdadera pobreza. Modelar una estatua, es grande; pero modelar una inteligencia, es más grande todavía. Llamamos la atención de nuestros lectores sobre la historieta en acción titulada LA HERENCIA DEL T Í O que aparece en este número, original del célebre caricaturista parisiense Carari d Ache. Por virtud de un contrato celebrado con una importante casa editorial de Paris, hemos adquirido el derecho de publicar las principales obras de ese y otros no menos renombrados artistas, en nuestro deseo de corresponder al favor que el público nos dispensa, y no obstante ios crecidos gastos que dicho contrato nos ocasiona. El Presidente. -Señov abogado, usted comparece en este juicio en calidad de testigo. Sírvase olvidar por un momento su profesión y decir la verdad. En la imposibilidad de contestar directamente á los señores que nos han honrado enviándonos trabajos para nuestra Revista, y deseando evitar atribuyan á descortesía lo que es sencillamente falta de tiempo y norma de la conducta qué nos hemos trazado, les hacemos saber desde las columnas de BLANCO Y NEGRO que no devolvemos los originales y que, si alguno de ellos es aceptado, lo pondremos oportunamente en conocimiento de su autor. SOLUCIONES correspondientes al número anterior. -Dime, niño: ¿por dónde hay que pasar para ir á Ceuta? -Por la cárcel Modelo Por la ancha escalera de una antigua casa del Madrid viejo, bajaban dos galenos discurriendo sobre el próximo fin del enfermo que acababan de visitar. ¿Qué le parece á V? ¿llegará á mañana? -Ño, amigo mío; morirá de una á tres. CHARADA. -Tí- os. PRASE HECHA. -Un volapié en las tablas. JEROGLÍFICO. -iJZ qm no llora no mama.