Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
30 BLANCO Y NEGRO -Ate usted el frasco á la punta de la cuerda, que voy á tirar. ¿Cuánto ha sobrado? -Una peseta. ¡Demonio! -Es de la superior. -Aunque sea. En fin, ¿qué le vamos á hacer? La salud es antes que todo. Aquella noche D. Agapito soñó con las cuatro pesetas. Dos días después, llegaba á sus manos un número de La Cm- respondenda que servía de envoltura á un cuarterón de garbanzos. ¡Dios mío! -exclamó D. Agapito palideciendo. ¿Qué? -preguntó su esposa llena de sobresalto. Lee este anuncio. D. Sabina leyó lo siguiente: Agua de Colonia superior á tres pesetas cuartillo. ¡Me han cobrado una peseta de más! -exclamó D. Agapito dejándose caer sobre la cama. Cuando vino el médico, D. Sabina, después de explicarle el origen de la indisposición de su esposo, preguntó al doctor: ¿Cree usted que tiene las viruelas? -Señora- -contestó el discípulo de Galeno- -hay una enfermedad mucho más temible que las viruelas, y esa es la que padece su marido de usted. ¿Cómo se llama? -Se llama la miseria. LUIS TABOADA. ÍDGS R O S A S Una que nace del amor diviiiQ; Otra que nace del amor humano; Pero la misma esencia las anima; A un tiempo el mismo Autor las ha creado. Ide ntico destino las aguarda: Los que más hoy celebran sus encantos, Al mirarlas marchitas Se alejarán mañana de su lado. E. S. DE C. 1