Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
BLANCO Y NEGRO 27 quefort huele á tabaco, tira V. el queso; y si los cigarros huelen á chocolate, tira V. los cigarros; y si el chocolate huele á jamón, tira V. el chocolate; y si el jamón huele á agua de Colonia, tira V. el jamón, etc. etc. sin que de eUo se deduzca que sean malos, sino por el contrario muy agradables, los olores del queso, del tabaco, del chocolate, del jamón, del agua de Colonia, etc. etc. Y si esto es cierto y lo es también la relación gastronómica que, según indiqué arriba, media entre el olfato y el gusto, comprenderá V. cuánto me desagrada mezclar el aroma de las flores con el aroma del consommé. Los alimentos tienen los perfumes especiales que entran en su composición y aliño. Mezclar olor de rosas, claveles y violetas, con salmones, perdices y chorizos, me parece tan absurdo como, ceñir. pistolas á un Santo Cristo: es trocar los frenos y decir: UNA SOBEEMESA DE PINO PISTADO, en vez de SOBRE TINA MESA DE PINTADO PINO. En buen hora qué adornen el comedor cuadros, tapices y esculturas que representen flores y ramos; que la vajilla y mantelería también las luzcan; que sean floridos los relieves de la porcelana y los adornos de las cucharas, bandejas, tenedores y cuchillos: con todo esto y con que las damas que asistan al banquete sean por su belleza verdade- ras flores, me conformo y lo aplaudo. Pero como no juzgo agradable lo de las flores olorosas, conste que voto en contra de la costumbre de colocar junto á cada cubierto un louquet, que luego adorna el ojal del frac que los hombres visten, ó se prende al cuerpo de las señoras Con lo dicho termina la consulta que hace á V. su amigo afmo. Q. L. B. L. M, f i t