Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
28 INTERNACIONAL MARTES, 18 DE JUNIO DE 2019 abc. es internacional ABC Muere en pleno juicio el expresidente islamista de Egipto, Mohamed Mursi Sufre un colapso, a los 67 años, mientras era juzgado por presunta revelación de secretos MIKEL AYESTARAN CORRESPONSAL EN JERUSALÉN Ha muerto el primer presidente elegido de forma democrática en Egipto y ha nacido un mártir tal y como lo define el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan. El país norteafricano cierra una etapa y despide a su primer y único presidente elegido por el pueblo en unas elecciones libres, las del año 2012, que acabaron con tres décadas de dictadura de Hosni Mubarak. Mientras estaba el acusado Mohamed Mursi dentro de la jaula se desmayó y se le trasladó directamente al hospital, y se comprobó su muerte informó el fiscal general, Nabil Sadeq. Esta muerte llevó a las autoridades a declarar ayer el estado de alerta ante el riesgo de estallido de incidentes, especialmente en Sharquiya, provincia del delta del Nilo de la que provenía Mursi y a donde podrían llevar su cuerpo para enterrarlo, informaron fuentes del ministerio de Interior a la agencia Reuters. Los Hermanos Musulmanes, grupo al que pertenecía el político de 67 años, denunciaron que no ha recibido visitas desde hace meses, casi un año. Se ha quejado antes por la falta de las medicinas que necesita. Esto es un asesinato premeditado. Es una muerte lenta en palabras de Mohamed Sudan, dirigente de la Cofradía residente en Londres. La Hermandad urgió a sus seguidores en todo el mundo a manifestarse frente a las embajadas de Egipto y pidió a los egipcios que participaran de forma masiva en los funerales, en mensajes colgados en las redes sociales. Apogeo y ocaso A la izquierda, Mohamed Mursi durante un discurso como presidente en mayo de 2013. En la imagen superior, en una jaula durante el proceso contra él por presunto espionaje licado diabetes, presión arterial alta, deterioro de la función renal y hepática y las autoridades violaron de forma grave sus derechos para poder llevar a cabo su proceso legal y también el tratamiento médico que requería según HRW. Su abogado, Abdel Menem Abdel Maqsood declaró a Reuters que hicimos numerosas peticiones para que le permitieran tener un tratamiento y algunas fueron aceptadas, pero otras no EFE canos, según informó Amnistía Internacional (AI) que solicitó a las autoridades una investigación imparcial y transparente de la muerte. Desde Human Rights Watch (HRW) también alertaron de la extrema dureza de su cautiverio y del deterioro de su estado de salud. Su cuadro médico era de- Restauración islámica Alerta por disturbios La Hermandad ha urgido a los egipcios a una protesta masiva durante los funerales Tres visitas en seis años El expresidente, encerrado desde el 3 de julio de 2013, estaba siendo juzgado en estos momentos por sus vínculos con Hamás, brazo palestino de los Hermanos Musulmanes, en la Academia de la Policía de El Cairo. Cumplía ya una pena de 20 años por el asesinato de manifestantes en las manifestaciones de diciembre 2012 frente al palacio presidencial y una cadena perpetua por espiar para Qatar. Acusaciones que siempre negó y que consideraba fabricaciones del actual régimen, encabezado por su ministro de Defensa, Abdelfatá al Sisi, el general que le derrocó y le condenó a un encierro casi total. El dirigente islamista tenía 67 años y desde que fuera encerrado solo recibió tres visitas de sus seres más cer- La extraña Primavera Árabe que abrió la puerta a los islamistas F. de A. No estaban en las barricadas de la Avenida Burguiba de Túnez cuando cayó Ben Alí, ni en las de la plaza cairota de Tahrir, cuando le tocó el turno a Mubarak, pero emergieron triunfantes en las primeras elecciones de Túnez y de Egipto. En 2012 los islamistas, que se autoproclamaban moderados, vencieron de modo inesperado en dos de los países árabes más prooccidentales y tolerantes del universo musulmán. Pero unos y otros en el caso egipcio bajo el mandato de Mursi fueron finalmente desplazados por la presión de la sociedad civil o por la acción de los militares, para volver casi al punto de partida. El nada sutil intento de legislar con la Sharía aceleró su fracaso. En Egipto, los barbudos de la Hermandad del malogrado Mursi aparecieron en El Cairo con la revuelta estudiantil ya en marcha. Los islamistas llevaban décadas ejerciendo la caridad y la política de forma capilar y muchas veces clandestina, y pocos se sorprendieron cuando el Egipto rural les dio la victoria en las urnas. No era la persona más carismática ni respetada del grupo islamista, pero superó todos los filtros posibles y se impuso en las urnas a un candidato del antiguo régimen, Ahmed Shafik, tras un recuento de infarto. Su mandato duró apenas un año y estuvo marcado por la polarización en las calles entre sus partidarios y los que criticaban su sesgo islamista y por la presión desde la fuerzas armadas, que nunca terminaron de aceptar a los Hermanos Musulmanes. Una de sus promesas al hacerse con el sillón presidencial fue conseguir el renacimiento de Egipto con fundamentos islámicos Tras su derrocamiento, el país ha visto una persecución implacable contra la Cofradía, que pasó de gobernar Egipto a ser considerada organización terrorista Los miembros y simpatizantes del grupo están muertos, encerrados o han escapado del país como el exministro de Asuntos Parlamentarios, Mohamed Mahsub, quien calificó en su cuenta de Facebook de asesinato la muerte del derrocado mandatario. Es un asesinato de cada voz libre que le había votado o incluso de los que habían votado a sus rivales. Es un asesinato de la libertad de elección escribió Mahsub. ABC