Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
16 ESPAÑA MARTES, 14 DE MAYO DE 2019 abc. es espana ABC El PSOE rechaza la presión de González para integrar a los afines de Rubalcaba La dirección cuestiona sus palabras tras el fallecimiento del exvicepresidente y en federaciones distantes con Sánchez se pide centrarse en el 26- M VÍCTOR RUIZ DE ALMIRÓN MADRID L as palabras del expresidente del Gobierno Felipe González reclamando a la dirección de Pedro Sánchez que aproveche el grado de unión que ha experimentado el partido en el adiós a Alfredo Pérez Rubalcaba para hacer una reflexión interna y volver a integrar talento han generado un importante nivel de rechazo en el seno del PSOE. Con estas palabras pronunciadas en una entrevista en Antena 3, González se refería a las personas que compartieron la primera fila del partido en los tiempos en que Rubalcaba estuvo al mando en Ferraz. El expresidente del Gobierno dijo haber compartido con Rubalcaba la sensación de tristeza por ver que nombres como Elena Valenciano y José Blanco eran apartados de la reciente elaboración de listas electorales. Ambos fueron eurodiputados en el periodo 2014- 2019 y ahora no tienen el horizonte claro. Pero en el PSOE las palabras de González sentaron ayer muy mal. Diferentes fuentes socialistas consideran de mal gusto incluso una vergüenza que se asocie este planteamiento a los recientes acontecimientos. Desde la dirección del partido los más prudentes optaban por el silencio como for- ma de distancia: sin comentarios rechaza un alto mando de la dirección. Otros miembros de la Ejecutiva federal, en cambio, entraban de lleno a confrontar con el planteamiento de Felipe González. Demuestra lo alejado que está de la realidad. Nadie está en eso ahora mismo en el PSOE critica. En ese sector cercano a Rubalcaba siempre tuvo un rol destacado la que fuera su portavoz en el Congreso de los Diputados, Soraya Rodríguez. Ahora es candidata de Ciudadanos al Parlamento Europeo, y aunque sea en calidad de independiente está teniendo un rol activo en actos de campaña e incluso su rostro aparece en el cartel electoral de la candidatura que encabeza el economista Luis Garicano. Su caso, que los socialistas han denunciado como un claro ejemplo de transfuguismo, ha dotado de argumentos a la dirección para cuestionar las críticas de este sector. Yo estuve integrado 20 de los 30 años que estuve como militante durante los que no ocupé ningún cargo. Que se integren ellos también. ¿O es que para integrarse hay que estar en un cargo público u orgánico? cuestiona este dirigente. La obsesión de la dirección federal es reducir a la mínima expresión los casos que pueden ser susceptibles de entrar en la categoría a la que se refiere González. Tanto en Ferraz como en otros ámbitos territorios consultados se reduce esa consideración a la figura de Elena Valenciano, número dos en la etapa de Pérez Rubalcaba. Tras la deserción de Soraya Rodríguez se rechaza que haya muchos más casos de personas con una trayectoria y unas capacidades objetivas que puedan animar a contar con ellos. Son pocos los talentosos. Sánchez ya ha ejecutado sus venganzas y ahora empezará a ser generoso vaticina un alto mando de una federación mediterránea. Este dirigente insiste en que hay pocos casos significativos y lo reduce casi exclusivamente a Valenciano. La excusa de la renovación Se rechaza además desde la dirección federal incluir en esa consideración a José Blanco, número dos del partido con José Luis Rodríguez Zapatero de 2000 a 2011. No irá en listas pero no se irá de vacío. La relación es buena aseguran fuentes socialistas. Su momento podría llegar en los nombramientos que sucederán a la formación del Gobierno que Sánchez quiere tener listo para la segunda mitad de junio. Y es que la dirección que salió de las primarias y del Congreso extraordinario de 2017 entienden que el papel de figuras que han ocupado lugares tan destacados debe ser similar al puesto que ha ocupado el exministro Jordi Sevilla el último año al frente de Red Eléctrica. O del secretario de Organización, Óscar López, como presi- Reflexión de un dirigente Son pocos los talentosos. Sánchez ya ha ejecutado sus venganzas y ahora podrá ser generoso dente de Paradores. En la situación en la que cogimos el partido, tanto de previsión electoral como con todo lo que había pasado de convulsión interna, la noticia sería no haber hecho renovación explica un sanchista de primera hora. ¿Qué clase de renovación sería esa? se pregunta otro. Existen casos como el de Antonio Hernando, a quien en Ferraz rechazan incluir en este apartado de rubalcabistas agraviados. Se aduce que fue SIN INDEPENDENTISTAS EN LA MESA DEL CONGRESO El Gobierno rehúsa dar nada a cambio de nombrar a Iceta V. R. A. A. I. S. D. T. MADRID BARCELONA El PSOE no quiere que las negociaciones derivadas del 28 de abril perturben lo más mínimo el camino en la cita hacia las urnas del 26 de mayo. Por eso se ha impuesto la ley del silencio respecto a las negociaciones de cara a la formación de Gobierno. De lo que no podrá escapar el PSOE es de la configuración de la Mesa del Congreso, que debe efectuarse el próximo 21 de mayo según figura en el real decreto de la convocatoria electoral. Y como informó este diario desde el pasado 29 de abril, la configuración que los socialistas buscaban para este órgano es tres representantes para el grupo (incluída la presidencia) y dos para Unidas Podemos, Ciudadanos y PP Con ese esquema los socialistas se garantizarían la mayoría (cinco sobre nueve) con los de Pablo Iglesias. Pero además tendrían la posibilidad de buscar mayorías puntuales con PP y Ciudadanos para ciertos asuntos. Además, los cuatro representantes de PP y Cs nunca tendrían mayoría. Solo una improbable alianza PP- Cs- Podemos dejaría a los socialistas sin poder en la Mesa. Ese esquema 3- 2- 2- 2 está prácticamente garantizado. Ayer, la vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, abogó al recoger su acta en el Congreso como diputada por una fórmula representativa de los resultados electorales. Advirtiendo que en ese órgano no tienen que estar todos los partidos porque no es una Junta de Portavoces bis El deseo del PSOE es que Vox no tenga presencia en la Mesa, algo que es muy sencillo una vez que aritméticamente no tiene votos suficientes para ello. Su única opción se- ría que PP o Cs le cedieran un representante. Algo completamente descartado. Calvo defendió un acuerdo de proporcionalidad Dejar fuera a Vox tiene una explicación aritmética, pero no lo tendría si a la par se quiere ceder un asiento a PNV o ERC. La fórmula 32- 2- 2 es la que sale adelante si cada partido vota a su candidato y sin más acuerdos. Al PSOE no le interesa perder un asiento en favor de los nacionalistas antes del 26- M ni tampoco que ese puesto sea a costa de Podemos, ya que eso incorporaría un ingrediente más de complicación a las mayorías. No obstante, desde el PNV sí se asegura que ha habido alguna conversación informal al respecto.