Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
68 ABCdelOCIO VIERNES, 1 DE MARZO DE 2019 abc. es ABC C ine La trampa de Puigdemont Una encerrona Así recuerda Gerardo Olivares el episodio que vivió durante el pasado festival de Berlín, cuando el certamen dio la oportunidad a Carles Puigdemont de entregarle un premio por su documental Dos Cataluñas Llamamos a la organización y nos dijeron que él no iba a intervenir en el acto. Me pareció muy raro. ¿A qué iba a Berlín? ¿Por qué le invitan? Nos sentimos utilizados describe el cineasta, que junto con su compañero Álvaro Longoria devolvió el premio horas después de la encerrona. El medio (de transporte) es el mensaje 4 L ATAS Dirección: Gerardo Olivares. Intérpretes: Jean Reno, Hovik Keuchkerian, Susana Abaitua, Enrique San Francisco OTI RODRÍGUEZ MARCHANTE P Jean Reno y Arturo Valls, en el interior del Renault 4 latas que inspira la película ABC 4 latas Jean Reno, el amigo español El actor recuerda los orígenes gaditanos de su familia al presentar su primera cinta española FERNANDO MUÑOZ i padre, que se parecía a Robert Mitchum, me miraba con esos ojos grandes y, sin necesidad de hablar, me lo decía todo recuerda con algo de nostalgia el actor francés Jean Reno. Lo hace porque, como explica a ABC, cuando viene a España se le abre una puerta en su memoria que mantiene cerrada durante el resto del año, donde vive como la estrella de cine que es en Nueva York. En realidad, Jean Reno se llama Juan Moreno y Herrera- Jiménez y al chapurrear el castellano se le escapa el acento gaditano que sus padres, oriundos de Sanlúcar de Barrameda y de Jerez de la Frontera, le transmitieron y que nunca llegó a perder. A sus 70 años, el francés, hijo predilecto de Andalucía, presenta la pri- M mera película española que ha roda- dos estaban muy serios y daban sus do en su prolífica carrera, 4 latas discursos, pero no pasaban 40 minuDirigida por el cordobés Gerardo Oli- tos sin que alguno contara un chiste. vares, el filme mantiene ese tono nos- Todos se reían y al rato volvían a tratálgico y divertido que utiliza Jean Reno bajar muy serios. Eso es ser andaluz, para hablar de su pasado y de la cin- y esa es la respuesta para el tono de ta, una roadmovie de dos amigos la película. La vida es así, algún día que en un momento bajo de sus vi- te vas a morir, y tienes que busdas deciden coger un viejo Renault 4 car el equilibrio entre la risa y latas para ir a dar una sorpresa a un lo otro relata. tercer compañero que está a punto de Todo por hacer perecer en el desierto de Tombuctú. Para Jean Reno, se trata de una tra- La cinta es un homenaje a aquellos aventureros gicomedia Una película con un que se metían en tono diferente, que pasa de la El el desierto aventura y la felicidad a los viaje por para llegar lo pequeños dramas vitales el desierto de más lejos poque marcan cada día. Tenestos amigos sible en el ingo una respuesta para exles devuelve terior de verplicar el tono de la pelícudaderas chatala dice el intérprete. Le la alegría rras. Una historia pedí a Charles Aznavour una de amistad y buenos canción sobre mis orígenes porque estaba preparando un espectácu- propósitos y un toque calo. Hablamos de lo andalú y me dijo: nalla que ha supuesto qué quiere decir Y me quedé como una primera vez para un idiota. Busqué y vi que es paisano un actor de la trayectoria en fuga Cuando me dieron la distin- de Jean Reno. Me queda ción de hijo predilecto, miraba a todos todo por hacer, siempre los invitados: alcaldes, diputados... to- hay historias nuevas rimera lata: Gerardo Olivares, el director de esta película, lo es también, junto a Álvaro Longoria, del documental Dos Cataluñas que recibió y devolvió un premio en el reciente Festival de Berlín al serle entregado por sorpresa ¡alehop, aquí estoy! por Carles Puigdemont. Segunda lata: La experiencia en documentales complicados le permite a Olivares incorporar ahora, sin jactancia, sin pretensiones de hallazgo del hecho fílmico una enorme verosimilitud y sencillez a una ficción muy trabajada en sentimientos complejos y profundos: la textura del desierto y la piel de sus personajes riman en consonante con lo florido y selvático de sus interiores. Tercera lata: Nadie más lejos del coronel Kurtz de Conrad, ni con menos corazón en las tinieblas, que Enrique San Francisco, cuyo personaje aquí (que se hace esperar con su rota voz en off es el motor de un viaje en su busca y más allá: dos viejos amigos y su hija lo emprenden a bordo de ese 4 Latas símbolo del pasado, la aventura y los achaques del tiempo en cualquier carrocería aunque sea humana: el medio es el mensaje. Cuarta lata: Con ser crepuscular, la historia es muy vitalista y extrovertida, y presenta innumerables momentos de tensión, de humor asilvestrado, de chocante extravagancia, de emociones, ilusiones, fidelidades y lo contrario para rezumar al tiempo una seca seriedad y un manguerazo de ligereza. El trío viajero, Jean Reno, Hovik Keuchkerian y Susana Abaitua, son un pantone de colores y carácter, y los incidentes del camino (Arturo Valls, Francesc Garrido, Juan Dos Santos) son la broma, el peligro y el sentimiento de cualquier viaje para llegar a Kurtz.