Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
32 INTERNACIONAL VIERNES, 1 DE MARZO DE 2019 abc. es internacional ABC ACUSADO DE CORRUPCIÓN La Fiscalía abre el proceso para la triple imputación de Netanyahu ABC JERUSALÉN Nueva dimisión en el Gobierno de May por el posible retraso del Brexit El secretario de Estado de Agricultura en el pasado fue miembro del euroescéptico UKIP IVÁN ALONSO CORRESPONSAL EN LONDRES Israel vivió ayer un terremoto político tras el anuncio de la Fiscalía General de que el primer ministro, Benjamin Netanyahu, será imputado en tres casos de corrupción, una decisión que podría cambiar el escenario de las elecciones del 9 de abril. A poco más de un mes para los comicios, todo ha cambiado para Benjamin Netanyahu destacó el analista Anshel Pfefer, mientras el jefe de Gobierno reaccionaba en una rueda de prensa en la que aseguró que todas las acusaciones son falsas y prometió que seguirá sirviendo muchos años en su actual cargo. Netanyahu, B. NETANYAHU primer ministro desde 2009, será imputado por cohecho, fraude y abuso de la confianza en un caso de corrupción, y por los dos últimos cargos en otros dos casos, tras la decisión del fiscal general, Avijai Mandelblit, anunciada ayer tarde tras largas horas de espera, rumores y expectación en el país, informa Efe. Las calles se dividen en dos dijo el abogado Tomer Naor, miembro de la asociación Movimiento por un Gobierno de Calidad, que aseguró que una parte cree que no era el momento de desvelar estas acusaciones, sobre todo si no son definitivas pero otra considera que la población tiene derecho a conocer su existencia antes de los comicios. La imputación final no tendrá lugar hasta que se celebre una vista y que, según Naor, probablemente no será hasta agosto o setiembre por lo que la decisión definitiva podría retrasarse hasta enero de 2020 El denominado caso 4000 es el más grave al que se enfrenta Netanyahu, en el que se le acusará de cohecho, fraude y ruptura de la confianza, por sospechas de que hizo favores al gigante de telefonía Bezeq a cambio de cobertura favorable de él y su mujer en el popular digital de noticias Walla ambos controlados por el empresario Shaul Elovitch. Los otros dos casos que le afectan son el 1000 y el 2000, y en ambos será imputado por fraude y abuso de confianza. El primero de ellos estudia si Netanyahu y su familia recibieron regalos de los empresarios Arnon Milchan y James Packer a cambio de favores políticos, mientras que en el segundo se sospecha que intentó llegar a un acuerdo con el dueño del diario Yediot Aharonot para lograr una cobertura positiva a sus intereses políticos. Otra más, y ya van catorce dimisiones en el seno del Gobierno desde que Theresa May es primera ministra británica. El último en salir del Ejecutivo es el secretario de Estado de Agricultura, George Eustice, que presentó ayer su dimisión al no estar de acuerdo con la nueva estrategia adoptada por May en la que abre la puerta a un posible retraso del Brexit si así el Parlamento lo solicitá el próximo 14 de marzo. Eustice, ferviente euroescéptico y exmiembro del partido eurófobo UKIP, atacó duramente a la premier en su carta de renuncia. En ella, cargó contra la nueva propuesta de May de dar voto a la Cámara de los Comunes para pedir una extensión del artículo 50 del Tratado de Lisboa, porque cree que conducirá a una serie de eventos que culminarán con la Unión Europea dictándonos los términos de cualquier extensión solicitada y la humillación final del país No obstante, el ya exmiembro del Gobierno británico anunció que votará a favor del plan B que la primera ministra llevará ante el Parlamento antes del 12 de marzo. Eso sí, recordaba que hasta ahora había sido fiel a May a pesar de los indignos repliegues que esta ha llevado a cabo en La premier Theresa May, ayer en Londres AFP Otra brecha El retraso en el Brexit podría haber abierto una brecha entre los euroescépticos tories sus diferentes propuestas para el Brexit. Cambios legales Un posible retraso del Brexit del que los más euroescépticos tories no quieren ni oír hablar. De hecho, este último movimiento de May les ha pillado a pie cambiado y podría haber creado, incluso, una brecha en esta facción. El último ejemplo de ello son las palabras de uno de sus líderes en el Parlamento, el radical eurófobo Jacob Rees- Mogg que abrió la puerta a apoyar el pacto de May si conseguía cambios legales en la salvaguarda del Brexit a pesar de no reabrir el acuerdo de retirada. Una postura, la de aceptar un posible anexo al pacto, impensable hace unas semanas cuando este grupo de diputados conservadores, que se agrupa en el llamado European Research Group (ERG) se negaba en rotundo a aceptar estas posibles cesiones por parte de Bruselas. Ahora, viendo como el proceso puede retrasarse o incluso voltearse en un nuevo referéndum, espoleado por el partido laborista, los brexiters podrían considerar el plan de May como la opción menos mala de las que se le presentan en estas decisivas semanas. MONNET CO. JOSÉ M. DE AREILZA LA ÚLTIMA OPORTUNIDAD DE MAY Todavía no hay suficientes diputados conservadores y laboristas a favor de un segundo referéndum E n un Londres de clima tropical. los parlamentarios más veteranos confiesan su desazón ante la situación tan confusa por la que atraviesa la política británica. El Brexit se ha convertido en un laberinto endiablado. No obstante, en los próximos quince días Theresa May tiene una última oportunidad de conseguir la aprobación de un acuerdo con la UE. Su problema es que éste sería muy parecido al pacto que fue clamorosamente derrotado por los Comunes en enero. Es probable que antes de esta votación crucial los negociadores de Bruselas den algo de oxígeno al Gobierno británico. Lo hará reescribiendo y aclarando en términos más positivos cómo funciona la llamada salvaguarda irlandesa, que mantiene a Irlanda del Norte en una Unión Aduanera de forma indefinida, a no ser que europeos continentales y británicos pacten otra cosa. Pero no se alterará la validez jurídica de esta garantía a favor de la libre circulación en la isla de Irlanda, esencial para mantener el acuerdo de paz de 1998. Si lo que presenta el Gobierno conservador como nuevo acuerdo solo es derrotado por una decena de votos o menos, gracias al apoyo finalmente de los euroescépticos a su primera ministra, May se saldrá con la suya. Una semana después habrá conseguido con promesas y favores los votos necesarios para votar de nuevo y aprobar el pacto. Sin embargo, si la derrota de la primera ministra es abultada, por cien votos o más, nadie sabe qué puede ocurrir. Por fortuna, el escenario catastrófico de la salida el 29 de marzo sin acuerdo es descartado por el Gobierno y la mayoría del Parlamento. Pero la petición de una prórroga de las negociaciones del Brexit, como ha recordado Emmanuel Macron, tiene que hacerse a partir de unos objetivos nuevos. Todavía no hay suficientes diputados conservadores y laboristas a favor de un segundo referéndum, pero la situación es muy volátil y este movimiento abiertamente pro- europeo puede acabar triunfando. Sería el momento para comprometerse desde Bruselas y las capitales nacionales con un proyecto de Unión Europea renovada, fortalecida por el dividendo del no Brexit.